Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 24 octubre 2011

LA INJUSTA MUERTE DE DAVID LAGO

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La muerte siempre nos sorprende, sea de familiares o de amigos. En el caso del  reciente fallecimiento de David Lago González (Camagüey, 1950- Madrid, 2011), el pasado 18 de octubre en un hospital madrileño, su muerte fue además injusta.

Como los poetas nunca mueren, pues su poesía les trasciende, debemos recordarle por su esencia: un  poeta excelente, cuya  existencia atormentada, tanto en su patria como en España, siempre estuvo al servicio de la poesía.

Ese fue el verdadero leitmotiv  de su vida: su producción lírica. Nada logró torcer su clara vocación  poética, ni su trayectoria literaria, a pesar de todas las adversidades vitales que tuvo que enfrentar. Primero en Cuba, donde no claudicó y escribió incesantemente, aunque no pudo publicar, después de ser expulsado de la Universidad de La Habana y detenido varias veces, hasta que logró salir de la Isla, años después del éxodo del Mariel, cuando le fue imposible abandonar el país como él hubiese deseado entonces. Ya en su amargo exilio español (1982) pasó por todo tipo de penalidades  hasta hace muy poco tiempo, cuando se iba recuperando relativamente y estaba en su mejor instante: dirigía al unísono 3 blogs ( El penthouse de Heriberto, Indicios de desorden y Strawberry, fields  forever, you know, the place where nothing is real) convirtiéndose en un bloguero reconocido de la blogosfera de la disidencia cubana. Pero, además, este año, apenas hace unos meses, en Francia le publicaron 3 libros sucesivamente: Los sonidos del silencio, Old spice y Memorias del Este (París: Ediciones Hoy no te visto en el paraíso, 2011) que dirige la poeta y pintora cubana Margarita García Alonso, con los que estaba contentísimo, como un niño con juguetes nuevos.

Recuerdo que lo conocí en Madrid a mediados de los años ’80 y me presentó  su escueto currículo: cubano (netamente camagüeyano) y con varios poemarios inéditos que había logrado sacar de Cuba. En esos años,  yo andaba confeccionando varios proyectos antológicos, en los cuales  le incluí, pues al leer su poesía -hasta entonces inédita- me percaté de su calidad poética: Poesía cubana contemporánea (Catoblepas, 1986) y Poetas cubanos en España (Betania, 1988). Más adelante, también  seleccioné su poesía para la antología Poesía cubana: La isla entera (1996).

En Betania, además,  le publiqué  sus dos primeros poemarios: Los hilos del tapiz (1994) considerado por Gastón Baquero uno de los mejores diez libros leídos por él ese año ( La Esfera, El Mundo, 17/12/1994) y La resaca del absurdo (1998) con prólogo de su amigo Carlos Victoria.

Por esos años, David Lago  fundó la editorial Timbalito donde publicó varios poemarios suyos: La mirada de Ulises (1999), La fascinación de lo difícil (1999), Lobos (2000), Jazz Session (2000) y Tributos (2000) y de otros poetas cubanos: El lado humeante (2000) de Antonio Desquirón Oliva, Foxtrot (2000) de Raúl Ibarra Parladé y Coral Reef (2000) de Rolando H. Morelli. Fueron unas ediciones totalmente artesanales, de tiradas pequeñas , pero que realizaba con sumo orgullo y tenacidad. Posteriormente, en 2001,  fundó las ediciones Off Off Shores Unlimited, donde reeditó sus dos primeros poemarios betanianos en un solo tomo y con otro título: Hilos, tapices y telares (ebriedades y resacas).

Desde entonces, lo recuerdo como un asiduo y solidario betaniano a los actos que programaba nuestra editorial en Madrid (primero,  en el recordado  Sunset Boulevard, después en Casa de América y más recientemente en la sede de la madrileña Fundación Hispano Cubana, donde asistía religiosamente a sus actos y tertulias) y una de las últimas veces que nos vimos fue en un merecido homenaje que le tributaron a nuestro mutuo amigo, el poeta cubano  José Mario (1940-2002) en la ya mencionada Casa de América, aunque también nos veíamos con mucha frecuencia en las reuniones en  casa de Waldo Díaz Balart, amigo de ambos.

Pero, además de sus facetas de poeta, editor y bloguero, David fue un incesante colaborador de las revistas impresas de la diáspora cubana, como: El Gato Tuerto (San Francisco), Linden Lane Magazine (Texas), revista donde obtuvo el 2º Premio de Poesía en 1985,  Sinalefa (Nueva York)  y, sobre todo, la Revista Hispano Cubana (Madrid). Igualmente, aunque  siempre le horrorizó pertenecer a cualquier organización, era miembro del Pen Club de Escritores Cubanos del Exilio.

En fin, esta  inesperada e injusta muerte de mi amigo David me ha golpeado profundamente y con él se nos va  uno de los mejores poetas cubanos surgidos en el exilio.

Últimamente, más que vernos, como hubiese sido nuestro mutuo deseo, nos llamábamos por teléfono e intercambiábamos e-mail, donde me mantenía al día de sus  recientes logros literarios y me comentaba sus proyectos futuros. Por esa actividad cultural que desarrollaba, digo que su muerte fue injusta, pues le llegó justo en el momento que él estaba consiguiendo su definición mejor.

 Felipe Lázaro

Escalona, octubre y 2011.

Read Full Post »

Nos enorgullece notificarles la publicación del poemario Dos mujeres (Betania / Centro Cultural Cubano de Nueva york,  2011) de la poeta cubana Magali Alabau (Cienfuegos, 1945), que reside en Woodstock,  Nueva York, desde 1967.

Dos mujeres  se acompaña con un Proemio de la también poeta cubana Carlota Caulfield, residente en California, y conocedora de la poesía  cubana escrita en la diáspora por mujeres; recordemos su antología Voces viajeras. Poetisas cubanas de hoy (Torremozas,  2002).

Magali Alabau es autora de otros poemarios, como: Electra, Clitemnestra (1986), La extremaunción diaria (1986), Hermana (1989), Hermana / Sister (1992), Hemos llegado a Ilión (1992) y Liebe (1993).

Como poeta ganó el Primer Premio de Poesía de la revista Lyra (Nueva York, 1988) y en 1990 obtuvo la Beca Cintas.

Además de reconocida poeta, Magali ha sido una notable actriz y directora de teatro, con 18 años dirigió en La Habana  Los mangos de Caín, de Abelardo Estorino, a su llegada a la Gran Manzana fue alumna de Leo Strasberg en el Actor’s Studio y, posteriormente, fundó  el Duo Theather con Manuel Martín.

Esta cuidada y bellísima edición, reproduce en portada la obra Die Masken (2001) de la pintora Sylvia Baldeón.

——————————————————————————————————————————-

Dos mujeres, de Magali Alabau

Proemio de Carlota Caulfield

80 pp. , 2011. Colección Betania de Poesía

ISBN: 978-84-8017-302-5

PV: 12,00 euros ($15.00)

Coedición con el Centro Cultural Cubano de Nueva York.

——————————————————————————————————————————-

PEDIDOS:

Directamente a Betania: ebetania@terra.es

En España (MAIDHISA):  ismaroto@hotmail.com

En EE.UU. (UNIVERSAL): jms@ediciones.com

Read Full Post »

Nos queremos sumar al merecido homenaje que la revista chilena Trilce  (Concepción, Nº 28 /2010; págs 9-40), dirigida por Omar Lara, rindió a la poeta  Alicia Galaz Vivar-Welden (Valparaíso, 1927-2003).

Casi al comienzo de nuestra andadura editorial conocimos  a esta excelente poeta chilena, que además era profesora universitaria en los EE.UU., y  le publicamos dos libros en Betania:  un poemario titulado Oficio de Mudanza (1987) y  el libro en ensayos Alta Marea. Introvisión de ocho voces latinoamericanas: Belli, Fuentes, Lagos, Mistral, Neruda, Orillo, Rojas  y, Villaurrutia (1988).

Recuerdo a Alicia Galaz como una mujer  bella, inteligente y vivaz a su paso por Madrid con un nutrido grupo de estudiantes norteamericanos, junto a su compañero Oliver Welden, integrantes ambos del grupo poético chileno TEBAIDA.

El “Dossier Alicia Galaz”, coordinado por Oliver Welden, y publicado en la reconocida revista de poesía Trilce,  incluye:

  • “Rememorando la historia literaria de Alicia Galaz”, de Dave Oliphant (University of Texas),
  • “Eros y Thánatos en la poesía de Alicia Galasz-Vivar”, de Mar Inestrillas (University of  Nevada),
  • “Compañera y no esclava: Jaula gruesa para el animal hembra de Alicia Galaz”, de Emma Sepúlveda (University of Nevada),
  • “Alicia Galaz: una mirada crítica a un mundo dividido en femenino y masculino”, de María Imperio Robles Pavez (Universidad Carlos III, Madrid),
  • “Una vida de emoción pensada la pasión del fuego, la ilusión de hacerse llama que ama, que ve Alicia Galaz”, de Ramón Díaz-Solís (Appalachian State University).
  • “Alicia Galaz: Transculturación  y acción estética en poesía”, de Patricia Vilches (Lawrence University),
  • “Últimos poemas”, de Alicia Galaz.

Read Full Post »

Mi hijo escucha canciones cubanas, (Editorial Betania, España, 2011) es el último libro del poeta chileno Ricardo Nanjari, donde reúne un conjunto de crónicas que permiten conocer una cara más íntima de Cuba.

El autor nos invita a recorridos por las particularidades de la Isla, que van desde un viaje en “camello”, o sus encuentros con artistas como José Fuster y Salvador González, hasta el relato de un concierto realizado por el músico norteamericano Wynton Marsalis en el teatro Mella de La Habana.

Sin tomar partido ideológico, Nanjari va mostrando los hechos tal cual los ha visto. Un relato sobre la burocracia y su experiencia como expositor en un congreso de calidad, dan cuenta de la versatilidad de este escritor.

Cada crónica va acompañada de un poema, que va contando una historia paralela. En uno de ellos se lee: “Comparte este café imaginario/ amiga de profunda mirada,/ luego te acompañaré por Obispo y Mercaderes/ sin darle importancia a un final.

Ricardo Nanjari es autor de cuatro libros de poemas, además de otros libros. Su anterior publicación, es El arte de la dirección (Editorial Universidad Alberto Hurtado, Chile, 2010), donde combina los conceptos de gestión de calidad con los elementos de la poesía.

Mi hijo escucha canciones cubanas
Autor: Ricardo Nanjari Román
Editorial Betania, 2011
88 pp. ISBN 978-84-8017-305-6

Se puede adquirir en:
Chile: apenabad@gmail.com (disponible a partir del 15 de octubre)
En España: ebetania@terra.es
En EE.UU: jms@pedidos.com

Read Full Post »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.