Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Magali Alabau’

Volver_p4“Volver o la patria de la memoria”,

por Joaquín Gálvez

Magali Alabau no regresa a su isla como Ulíses a Ítaca, pues solo la esperan las sombras del pasado 

La mejor crítica de un libro de poesía se logra en la identificación que el lector pueda tener con sus versos. Si estos lo conmueven o no lo dejan indiferente, si estos cumplen con el requisito aristotélico de la catarsis en el arte, el libro habrá alcanzado un propósito, más allá de las categorizaciones y esquemas formalistas de la llamada crítica especializada, la cual en muchos casos se erige sobre la base de una exégesis elucubrada por el crítico, y que dice más de éste que del poeta y sus versos. Volver (Betania, Madrid, 2012), de la poeta cubana Magali Alabau, es uno de esos libros cuya crítica llega a consumarse en la manera en que pueda impactar a cada lector. 

Volver es el regreso a donde siempre se ha permanecido, y nos muestra otra dimensión del concepto de patria, ese que se perpetúa en la memoria y sale ileso de los avatares humanos, en este caso del que más nos ha afectado: el político. La patria existe en el olor de una fruta y de la brisa marina; en las reuniones familiares y de amigos, en las escuelas de nuestra infancia y adolescencia; la patria existe en “esa forma de decir te quiero”. Pero Alabau tampoco se abstiene de describir el horror que la habita. Y esta integridad representativa de su geografía oriunda se la debe al exilio, a la lejanía, a esa isla que fue a buscar y encontrar a otra parte, cuando le arrebataron su libertad, simbolizada por el mar, al cual le habla en su partida: “al fin el mar: mar azul de libertad, mar de amor donde puedo ser lo que soy”.

La poeta va urdiendo los fragmentos dispersos de la Isla. Apela al recurso proustiano de la memoria, en donde permanecen objetos y nombres, olores y sensaciones, como esa evocación a la Cuba republicana que es la ferretería con el apellido de su abuelo. El tono confesional de este libro trasciende el mero intimismo, haciéndonos partícipes de una singladura de sucesos y vivencias, como un espejo múltiple en el que por alguno de sus ángulos puede verse reflejado cualquier exiliado.

La alteridad de estos versos imbrica la experiencia individual y colectiva. “Yo vine en un barco, yo vine en un pozo, yo vine en la maleta, en el cuadro de aquella pintora tan famosa. Yo vine en esas balsas atravesando los tiburones”. Alabau nos sitúa frente a un collage de tiempo y espacio, donde se alterna una Cuba que no existe con otra que transcurre. Y así nos hace el inventario de un país perdido por medio de los atributos que conforman la patria de su memoria, pero en el que a su vez se asoman al presente las sombras del horror vivido. De esta forma, nos retrata el mundo interior del exiliado, desde sus temores, sus sobresaltos, el drama de la partida, hasta llegar a su ser escindido en territorio extranjero, en el que se ve asaltado constantemente por las imágenes del pasado.

Volver es un libro desprovisto de toda atadura expresiva y moda estética, tan dadas en la poesía cubana de los últimos años. Estamos ante una poética que no repara en plasmar el sentimiento ante un hecho tan antiguo y siempre novedoso como es el del exilio. Su dolor y su furia se inscriben con voz propia, para reafirmarnos el credo martiano de la creación: “todos los temas vuelven a ser nuevos cuando se dicen de una forma diferente”. Tomando como ejemplo este libro de Magali Alabau, añadiría que también todos los temas vuelven a ser nuevos cuando se expresan con autenticidad e intensidad inusitadas.

Magali Alabau no regresa a su isla como Ulíses a Ítaca, pues solo la esperan las sombras del pasado. Ella se fue para permanecer; y ha vuelto para saber que es una exiliada del mundo, acaso para corroborar la sentencia de Borges: “solo es nuestro lo que perdimos”. Y esta pertenencia que es su isla ha quedado a salvo eternamente gracias a la poesía.

Palabras de presentación del libro Volver, de Magali Alabau, en La Otra Esquina de las Palabras (08/02/13).

Read Full Post »

Magali Alabau en Miami

Presentación libro Alabau

Volver_p4La Otra Esquina de las Palabras invita a la presentación del poemario Volver (Betania, Madrid, 2012), de la poeta cubana Magali Alabau. Las palabras de presentación estarán a cargo del poeta Joaquín Gálvez.

Viernes 2 de agosto, 7 pm.

Café Demetrio

300 Alhambra Circle, Coral Gables

305-448-4949

Read Full Post »

Hemos llegado a Ilíon_EBOOK_Página_01Nos complace presentar la  nueva versión revisada  del poemario Hemos llegado a Ilión (Betania, 2013) de la poeta cubana Magali Alabau (Cienfuegos, 1945) que reside en Nueva York desde 1966. Se trata, pues, de una  2ª edición (digital e impresa).

Esta  reciente entrega  va precedida por un enjundioso y largo prólogo-estudio de la poeta e investigadora cubana Milena Rodríguez Gutiérrez (Universidad de Granada), donde, desde las primeras páginas de su trabajo manifiesta que “Hemos llegado a Ilión, el espléndido poema-libro de Magali Alabau que la editorial Betania tiene el acierto de reeditar veinte años después de su primera publicación en 1992…(es un)… poema extenso, poema-libro, cuasi novela poética, es, así, relato del regreso a Cuba-Ilión; regreso, sin embargo, puntual; regreso no para quedarse de manera definitiva, sino solo de paso, de visita”.

Más adelante, concluye la profesora Rodríguez Gutiérrez: “Junto a ‘Noche insular: jardines invisibles’ (1941), de Lezama Lima; ‘Palabras escritas en la arena por un inocente’ (1941), de Gastón Baquero; La isla en peso (1943) de Virgilio Piñera; Últimos días de una casa (1948), de Dulce María Loynaz; y a La marcha de los hurones (1960), de Isel Rivero, pienso que Hemos llegado a Ilión es uno de los grandes poemas extensos de la poesía cubana del siglo XX.”.

Al igual que en la anterior edición, el libro actual se ilustra con una obra del pintor cubano Jesús Cepp Selgas, radicado en Nueva York, titulada Lazos familiares (1995).

——————————————————————————————————–

Magali Alabau es autora de los poemarios: Electra, Clitemnestra (1986), La extremaunción diaria (1986), Hermana (1989), Hemos llegado a Ilión (1992 y 2013), Hermana / Sister (1992), Dos mujeres (2011) con Prólogo de  Carlota Caulfied y Volver (2012) con Prólogo de Ileana Álvarez. Actualmente reside en Woodstock, Nueva York.

Hemos llegado a Ilión, de Magali Alabau.

Prólogo de Milena Rodríguez Gutiérrez.

2013,  68 pp. Colección Betania de Poesía.

ISBN: 978-84-8017-324-7.

PV: 12,00 euros ($15.00).

Pedidos directamente a Betania: ebetania@terra.es

Distribuidores:

En España (MAIDHISA): ismaroto@hotmail.com

En EE-UU. (UNIVERSAL): jms@ediciones.com

 

Read Full Post »

Volver_p4

Esta reseña del poeta y escritor cubano José Abreu Felipe fue publicada en el periódico El Nuevo Herald (Miami) el domingo 3 de marzo de 2013:

En esta época de tantos y tantos poetas de a tres por un dólar –que abarrotan las revistas virtuales y los ‘egoblogs’– encontrar una voz como la de Magali Alabau es como hallar, y ruego se me perdone lo pobre y gastado de la imagen, un oasis en medio del desierto. Después de un silencio de casi 20 años, Magali publicó en el 2011, Dos mujeres. Ahora regresa a la palestra con Volver (Betania, 2012, con prólogo de Ileana Álvarez), un largo poema de gran aliento que a mí me gusta ver como su reafirmación definitiva en la poesía, pero que es mucho más que eso.

Alabau ha escrito sin proponérselo, quizás sin saberlo, el gran poema del exilio cubano. Lo ha escrito, como era de esperar, con sus entrañas y le ha dolido mucho. Leyéndolo, se siente ese dolor. Casi que se huele, que se palpa. Y busco una palabra que me resuma el tamaño de ese dolor –y el de la pérdida que lo produce–; que abarque ese desgarramiento, esa angustia que hace que una palabra te lleve a la otra, que todas se encadenen y te empujen y te atropellen, proponiendo un ritmo cada vez más vertiginoso, más impetuoso, más acelerado, y así hasta el final, sin catarsis posible. Una palabra que a la vez sea pérdida y recuperación, muerte y vida, y un amor insalvable flotando sobre todo eso, y sólo hallo una. Exilio.

Al volver se recupera el miedo que se creía olvidado. Otra vez ahí está la maleta abandonada que vamos llenando: Tres ajustadores, un par de zapatos, una saya o pantalón, una blusa, un corpiño, un par de medias de señora, un par de calcetines, un pañuelo y nada más. Le echamos una última mirada a la casa donde nacimos, donde crecimos, a un cuadro en la pared que no podemos llevar, a un rincón más memorable que los otros; aquel árbol de enfrente, aquel otro del patio. Los muertos que fueron cayendo y que vamos dejando atrás irremediablemente, primero el abuelo, luego los demás. Irse. Partir. Cualquier palabra de esperanza quedó allá. Como el amor. Miro como tú el paisaje con límites marcados para que ni tú ni yo podamos encontrarnos. Para que la distancia se haga definitiva, se transforme en pérdida. Querer a alguien de lejos, enviar telegramas diciendo yo te quiero, sin atreverme a decir yo te deseo. Irse. Partir. Siempre hay alguien que se va y nunca vuelve. Romper con la rutina, matar la cotidianidad, y en ese otro sitio que ignoramos y que se nos antoja hostil, que imaginamos frío y desolado, reconstruir, o al menos intentarlo, la pérdida. Con ese monedero tan vacío en ese registrar en vano de qué es lo que permiten que me lleve. Me quitaron lo irremplazable. Menos el miedo. Te quiero así, temblando.

Volver no es un libro pensado, fríamente calculado, rigurosamente estructurado. Volver es un libro vivido, sentido, parido. Hermosamente desolado, sacudido por el miedo. Un miedo que sigue ahí, que no se va, y del que sólo saben los que han padecido lo mismo. Es el miedo kafkiano ante la ley, el del inocente que camina descalzo a la orilla del mar, al atardecer, y se siente vigilado. Es culpable porque es inocente. Luego no queda más remedio que escapar, que huir, mientras sea posible. Me fui de la prisión que más quería. Y no hay retorno, porque como escribió alguien alguna vez, un exiliado lo será de por vida y de por muerte. Sólo cabe preguntarse: ¿Quién los llevará mañana hacia la densidad del bosque?

Volver es un libro terriblemente hermoso, en el sentido que Rilke le daba a la palabra, pues, según él, “lo hermoso no es más que el comienzo de lo terrible que todavía podemos soportar”. Casi no se puede tolerar la carga que nos deja Volver, que no es otra que la del exilio, un exilio que para muchos cubanos ya pasa de medio siglo. Hay que, no obstante, darle las gracias a Magali Alabau por escribirlo, que es guardar para la historia y para la posteridad el dolor y el sufrimiento del cubano exiliado.

Alabau reside en Woodstock, Nueva York, desde 1966. Hasta mediados de los años 1980 desarrolló una exitosa carrera como actriz con diversas compañías teatrales, hasta que con Manuel Martín fundó el Teatro Dúo. Más tarde trabajó con Ana María Simo en Medusa’s Revenge Theatre. Ha recibido númerosos premios por su labor, entre ellos la Beca Cintas. Entre sus libros de poesía destacan: Electra, Clitemnestra (1986), Ras (1987), Hermana (1989), Hemos llegado a Ilión (1992) y Liebe (1993).

Read Full Post »

La poeta cubana Magali Alabau (Cienfuegos, 1945), radicada en Nueva York desde 1966, participará en la próxima Feria Internacional del Libro de Miami.

Como parte de LA NOCHE DE LA POESÍA, que dicha Feria organiza, Magali Alabau leerá poemas de su más reciente libro Volver (Betania, 2012) junto a otros reconocidos poetas, como: Amelia del Castillo, María Juliana Villafañe, Nelson Díaz de Villegas y Carlos Pintado.

Dicho acto se celebrará el miércoles 14 de noviembre de 2012, a las 19.00 horas ( 7.00 p.m.) en el salón 2106.

Lugar: Wolfson Campus del Miami Dade College. 300 NE Second Ave.  Miami, FL 33132.

Read Full Post »

El Departamento de Lenguas y Lingüística, el Centro de Estudios Latinoamericanos y de la Frontera y la Facultad de Artes y Ciencias de New Mexico State University (NMSU)

invitan

a la presentación y discusión del poemario

Dos mujeres (Madrid: Betania, 2011) de Magali Alabau

(poeta cubana residente en Nueva York)

Presentación: Dr. Jesús J. Barquet

 

Lugar: Nason House (University Ave. y Espina St., Las Cruces, NM)

Día/Hora: Miércoles 11 de abril, 5:45 pm / Info: (575)-646-2329

 
 

 

MAGALI ALABAU obtuvo el Primer Premio de Poesía de la Revista Lyra en 1988 y la beca Cintas en 1990. El Instituto Latinoamericano de Poesía en New York premió en 1992 su libro Hermana (Madrid: Betania, 1991). Es autora, además, de los poemarios Electra, Clitemnestra (Santiago de Chile: Maitén, 1986), La extremaunción diaria (Madrid: Rondas, 1986), Hemos llegado a Ilión (Madrid: Betania, 1991) y Liebe (Miami: Torre de Papel, 1993). Sus poemas han aparecido en numerosas revistas y antologías de Estados Unidos, Europa y América Latina.

Read Full Post »

——————————————————————————————————————————————————————————–
La Otra Esquina de las Palabras invita a la presentacion de los libros Dos mujeres (Betania, Madrid, 2011), de Magali Alabau, y Poesía completa (Aduana Vieja, Valencia, 2011), de José Triana.

Las palabras de presentación estarán a cargo del escritor y crítico literario José Prats Sariol.

Café Demetrio
300 Alhambra Circle, Coral Gables
305-448-4949
Lunes 16 de enero, a las 6:30 pm

Magali Alabau nació en Cuba. En 1986 la Editorial Maitén de Chile publicó su primer libro de poemas, Electra, Clitemnestra. Ese mismo año, la Editorial Rondas de Madrid publicó La extremaunción diaria. Ganó el Primer Premio de poesía de la Revista Lyra en 1988 y obtuvo la beca Cintas en 1990. El Instituto Latinoamericano de Poesía en New York premió en 1992 su libro Hermana, publicado por la Editorial Betania en Madrid. En 1991, Betania también publica Hemos llegado a Ilión y en 1993 Ediciones Torre de Papel publica Liebe. Su último libro Dos Mujeres fue publicado en Octubre 2011 por el Editorial Betania coedición Centro Cultural Cubano de Nueva York.

José Triana nació en la provincia de Camagüey. Durante su adolescencia, Triana se empapa del teatro cubano vernáculo, el famoso teatro “bufo”. Estudió en un colegio bautista, donde participó activamente en representaciones teatrales. En 1950 termina el bachillerato y estudió filosofía. Un tiempo después deja la isla para viajar a Europa, especialmente Madrid, España.
En 1953 asiste al montaje de Las criadas de Jean Genêt, experiencia que lo marcará indudablemente y que se convertirá en punto de partida para la creación de La noche de los asesinos. En 1956, estando en Madrid, comienza su preparación en una escuela para actores y futuros autores y entra en contacto con textos de Ionesco y Becket.
En 1956 en el exilio en Madrid escribe, El Mayor General hablará de teogonía, la obra fue estrenada en 1960 y reestrenada y censurada en el 1968. La obra fue editada por “OLLANTAY Press” en 1999, Colección teatro; El Tiempo en un acto: Trece obras de teatro cubano. Selección y prólogo, José Triana.
El Mayor general hablará de tegonía es una gradual inmersión en lo cotidiano como pesadilla.
En 1959 Triana trabaja al lado de Francisco Morín quién dirige el grupo de teatro “Prometeo” en La Habana, Cuba.
En 1964 comienza a escribir La noche de los asesinos, la termina en 1965 y gana el premio Casa de las Américas, se publica inmediatamente. En 1966 se monta bajo la dirección de Vicente Revuelta y comienza una ola de gran éxito, es traducida a veintiún idiomas, participan en festivales en Europa e incluso es representada por la Royal Shakespeare Company. En 1969-1970 escribe junto a Tomás Gutiérrez Alea el guión de Una pelea cubana contra los demonios.
En 1980 se establece en París, en esa época escribe Palabras Comunes y en 1992 escribe La Fiesta. Triana continúa su labor como escritor, poeta y dramaturgo y mantiene su residencia en Paris, Francia.
——————————————————————————————————————————————————————-

Read Full Post »

Older Posts »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.