Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 26 junio 2013

Poesias de ManzanoEn el mes de mayo el libro más vendido fue el  ensayo Poesías de J. F. Manzano, esclavo en la Isla de Cuba de la profesora puertorriqueña Adriana Lewis Galanes.

En esa obra se examinan y transcriben las poesías de Manzano, halladas en la Biblioteca Nacional de Madrid dentro de la correspondencia que mantuvo el erudito cuáquero inglés B.B.Wiffen con el subversivo bibliófilo español Luís Usoz y Río durante 1842. Se insertan los poemas dentro de las circunstancias en que se crearon, se redactaron, se sometieron a intervenciones de redactores ajenos, se censuraron con atención a las ordenanzas del gobierno colonial regulador de la imprenta y, en algunos casos, se bifurcaron en textos distintos. Es de interés el cotejo entre aquellos poemas que se publicaron en revistas habaneras entre 1830 y 1838, sujetos a la censura, y los descubiertos en el manuscrito estudiado, pero aún de mayor interés son los poemas, inéditos hasta esta edición, que desnudan el alma del poeta esclavo.

En los poemas de Manzano aquí editados destacan cuatro temas centrales: la crueldad, el tiempo enemigo, la huida y la impotencia. Conexos a éstos aparecen otros tópicos –el amor, la muerte, la naturaleza…-, siempre supeditados a la toma de actitudes frente a la historia, aun cuando el dolor dentro del tiempo empuja al poeta al escape. El lema que acompaña las Poesías de J. F. Manzano, esclavo en la Isla de Cuba manuscritas, copia de Wiffen, “Desgracia y poesía únicamente / los dones fueron que encontré en mi cuna” (de un poema publicado en 1821), tal parece no sólo aplicable a la circunstancia de Manzano, regida por el sistema esclavista cubano, sino también a su acaecer poético dentro del cual ambos “dones” se generan uno a otro en movimiento circular continuo.

Maravilla, aunque no sorprende, el modo en que Manzano confronta el mundo físico: no tenemos ahí la pintura de la naturaleza del poeta neoclásico, ni la compenetración con ésta tan característica del romántico, y sí la mirada del hombre barroco. Sería Manzano, pues, nuestro primer neobarroco, con todas las ambigüedades que el término entraña al transferirse al poeta, también hombre de carne y hueso, inserto en la compleja vivencia de la esclavitud.

Adriana Lewis Galanes. Profesora puertorriqueña. Ph.D. en Literatura y Filología españolas por Bryn Mawr College. Ejerció la docencia durante años en Temple University. Especialista en la Literatura de los siglos XVI y XVII en España e Hispanoamérica. Autora, de entre otros títulos, de El Ranchador de Pedro José Morillas (Betania, 1992).

————————————————————————————————————————————————————-

Poesías de J.F. Manzano, esclavo en la Isla de Cuba, de Adriana Lewis Galanes.

1991, 128 pp. Colección Ensayo.

ISBN: 84-86662-92-3.

PV: 15.00 euros ($20.00).

Pedidos directamente a Betania; ebetania@terra.com

En España: Maihuisa: ismaroto@hotmail.com

——————————————————————————————————————————————–

 

Anuncios

Read Full Post »

cuando-el-mundo-se-afeita_rcazorla

Reseña del poeta cubano José Abreu Felippe en  el Nuevo Herald

Si hay algo que sorprende en la poesía del prolífico Roberto Cazorla (Ceiba Mocha, Matanzas, Cuba, 1936) es su facilidad para las asociaciones metafóricas inquietantes. Basta echar una mirada a su vasta producción más reciente para tropezarse con títulos como Se ríe de esquina peligrosa, ¿Qué porcentaje de erotismo tiene tu saliva?, Una cruz de ceniza en el aliento, No sé si soy de agua o de tu ausencia, Que un gallo me cante para morir de colores, o Le puse alas al mar para que vinieras a verme.

En todos estos títulos y, sobre todo, en lo que guardan o encierran, las palabras se interrelacionan, se cazan, de forma provocativa, desafiante, innovadora; pugnan por imponer un orden que, en poesía, se remonta a los orígenes mismos de la palabra. La metáfora aquí no puede ser una ingeniosa contradicción, un simple juego de palabras o una asociación en alguna medida eficaz, no. El objetivo parece ser abrir puertas, despertar los sentidos, propiciar la facultad de observar desde otro ángulo, un hecho simple, cotidiano. Darle vuelta a la materia de modo que el interior sea la superficie y viceversa. El poeta explora, pero también conquista, “recrea”, es decir vuelve a crear. Revive. Es como un hechizo verbal palingenésico.En Cuando el mundo se afeita la tristeza (Betania, 2012), como en todos los libros de Cazorla, hay dos temas básicos que son la esencia misma de su poesía: el exilio y la nostalgia. No quiere decir esto, desde luego, que otros temas fundamentales no afloren aquí o allá o que en algunos casos no asuman el mando, el protagonismo, como ocurrió con el amor en varios textos recientes, pero es evidente en esta nueva entrega –que recoge poemas escritos entre octubre de 2011 y agosto de 2012–, en cada página, el dolor sembrado por tantos años de exilio y la nostalgia por una Cuba que el poeta no ha vuelto a ver y que quizás ya sólo existe en su memoria o en su imaginación. Exilio y nostalgia, que ya son casi una marca de fábrica en una parte considerable de la literatura cubana que se ha escrito fuera de la isla en los últimos 54 años. Se dice y se escribe fácil, pero no lo es visualizar el horror acumulado en todo ese tiempo.

Exilio y nostalgia aparecen en casi todas las páginas: en un sitio recreado, en el nombre de un río, en un recuerdo trasvasado a imágenes, en una playa, en una figura humillada. En el poema titulado La noche, Cazorla escribe: “De noche la muerte es más muerte que al amanecer”. Para agregar a continuación: “Es cuando lloran las almohadas que duermen solas, cuando el mundo se afeita la tristeza, y un niño da a luz a la madre que le pertenece”. En Desde entonces, apunta: “Los jazmines emigraron hacia la frontera que teníamos entre la audacia y la soledad”. Y más adelante agrega: “A partir de entonces apareció un tumulto de alas que quieren vivir conmigo, y el Canímar desemboca en el calor de mi almohada”. De Mi locura se aprende esto: “No hay locura más locura que la que se aferra a la soledad, ni hay soledad más solitaria que la que define la palabra exilio”.

Cuando el mundo se afeita la tristeza es un texto donde la perfección del soneto ( El ángel que renuncia, Demente de la mañana), armoniza con largos poemas en prosa, pero en todos priman las imágenes y las metáforas. “La luz patentizó el azul que comenzó a temblar”. “El humo no cupo en la memoria”. “Yo aprendí a llorar en el idioma de mi madre”. “Las paredes de mi casa no conocen la cal, pero sí la humedad del beso y la ternura”. “Coleccionan gallos que se exiliaron conmigo”. “Allá no se acabó para mí. Entra y sale de mi osamenta siempre que me despierto”. “El exilio está hecho de un metal contaminado e indefinido; no alcanzan los números para detallar lo que pesa”. “Cuando llueve, en sus cristales se reflejan los barcos descansando en la bahía de Matanzas…” El libro termina con Cuatro poemas adolescentes, piezas tempranas en la andadura poética de Cazorla, y con lo que es una verdadera primicia: el primer capítulo de la segunda parte de Ceiba Mocha. La primera parte de estos relatos autobiográficos se publicó con gran éxito en 1997.

Roberto Cazorla se exilió en 1963, después de una breve pero fructífera labor en Cuba dentro de la radio, la televisión y el teatro. En España fue corresponsal de EFE por más de cuatro décadas. Entre sus libros destaca, además de los mencionados, Subir de puntos (1978).•

domingo 16 de junio de 2013


© 2013 El Nuevo Herald. All Rights Reserved.
http://www.elnuevoherald.com

Read Full Post »

HEGELEl libro más vendido el pasado mes de abril fue Las vacaciones de Hegel del escritor cubano Armando Valdés que desde 1996 reside en París, donde ejerce como profesor universitario.

Tomando como escenarios La Habana de los años noventa y la capital francesa, Las vacaciones de Hegel  narra los pormenores del viaje de un profesor universitario cubano a un coloquio de literatura en Francia. La imagen de un cuadro de Magritte que le da nombre al libro, un olor a mar que aparece en los lugares más insólitos a la hora de tomar decisiones trascendentes, la presencia de personajes y situaciones desconcertantes extraídos de la literatura cubana y universal –desde  Nadja de Breton y Rayuela de Cortázar, hasta Oppiano Licario de Lezama Lima y Concierto Barroco de Alejo Carpentier-, y sobre todo, la búsqueda de una mujer pronosticada por un santero afrocubano; deambulan y coinciden en una hilarante experiencia, que además de    cuestionar el propio acto de la escritura, intenta ayudar a responder al protagonista la ya antológica pregunta de un cubano que viaja por unos días al extranjero: ¿me quedo o no me quedo?

Una primera versión de esta novela fue finalista del prestigioso Premio de Novela Breve Felipe Trigo en España (1997).

Para ilustrar la portada de este tomo se reproduce la obra Héroe, desde ahora en reposo (1999) de la pintora cubana Gina Pellón. 

Armando Valdés (La Habana, 1964). Poeta, narrador y crítico literario cubano. Licenciado en Filología por la Universidad Central de Las Villas en 1987. Trabajó como asesor literario y dirigió la sala de literatura de la Biblioteca Provincial de Cienfuegos. Autor de los libros de poesía: Han cortado los laureles, En presencia de nadie, Libertad del silencio e Imaginarias de un velero sumergido. Se doctoró, en 2003, en la Universidad de la Sorbona con una Tesis Doctoral que versó sobre la obra poética de José Lezama Lima.  Actualmente es Profesor Adjunto de la Universidad de París-Este y de la Escuela Superior de Gestión (ESG) en la capital francesa. La versión francesa de su novela Las vacaciones de Hegel fue finalista a la mejor novela en Francia (2010).

Las vacaciones de Hegel de Armando Valdés.

1999, 128 pp. Colección Narrativa.

ISBN: 84-8017-116-2.

PV: 15.00 euros ($20.00).

 

Pedidos directamente a Betania: ebetania@terra.com

En España (MAIDHISA): ismaroto@hotmail.com

———————————————————————————————————————————————-

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: