Archive for 2 julio 2019

Con profundo dolor comunicamos el fallecimiento de la poeta cubana Lucía Ballester Ortiz (La Habana, 1949), el pasado domingo 23 de junio, en la ciudad de Miami.

Lucía Balleter se licenció en Historia del Arte por la Universidad de La Habana (1978). Trabajó en el Archivo General del Ministerio de Cultura de Cuba y como asesora literaria en el Municipio 10 de Octubre de la capital cubana.

Salió de Cuba en 1991, vía México. Desde 1992 residía en Miami.

Reconocida poeta, escritora y artista plástica, Lucía mantuvo una trayectoria artística que la convirtió en una mujer de inspiración renacentista dedicada  a la creación, tanto en las Letras como en el amplio mundo del Arte.

Autora de los poemarios: Áreas exclusivas señalizadas (México, 1990), En la décima noche de Saturno (La Habana, 1992), Poemas domésticos (Miami, 2005), Una suma de frágiles combates (Madrid: Betania, 2005), Ojos incendiarios (Miami, 2014) y Una onza de amor (Miami, 2018). También publicó un libro de dibujos: Criaturas en peligro (Miami, 2010).

Como poeta participó, presentando sus poemarios, en la Feria Internacional del Libro de Miami (2007 y 2018).

Trabajos suyos se publicaron en las revistas cubanas El Caimán Barbudo y Revolución y Cultura, en las mexicanas La regla rota y El Faro, y en las norteamericanas Catálogo de Letras y El Diario de la Mujer.

Como bien señalo, Jesús Vega en las palabras iniciales a su poemario Una suma de frágiles combates:: “Acercarse a la poesía de esta autora es como reanudar un diálogo con un viejo amigo, con un cómplice de secretas nostalgias a quien recuperamos inesperadamente en una mañana de sol. En estas páginas se dan cita los fantasmas más queridos, los ecos amorosos de un corazón en celo, los rumores distantes de la niñez, y, sobre todo, la presencia de esa región invisible de la que nos llega “el rumor enemigo” que describe José Lezama Lima. Y Lucía Ballester, con su madura esencia poética, nos da las claves de esta saga, de este recorrido al fondo de uno mismo, en busca de la eternidad por la palabra, porque, como bien nos dice en uno de sus poemas: estamos justo a punto de ser vuelo / de ser amos del aire y de las aguas”.

 Como homenaje a esta poeta amiga, ofrecemos una pequeña muestra de su buen quehacer poético:

 

                                                     soleado

  

                                      soy una brizna de hierba

                                             que me muevo

                                 con la obediencia triste de un pupilo

                                                           ahora

                                  está llegando a mí de alguna forma

                                  esta necesidad de hacerme al viento

                                     de que sólo una abeja me transite

                                           y estoy en pleno campo

                                                       recibiendo

                                                     

                                                       piscis

 

                                                  estoy hueca

                             como si inaugurara un pabellón extenso

                                                  en la soledad

                                                  y algo remoto

                                         desesperadamente mío

                                                       llamara

                             de entre las aguas y los gritos tribales

                                 en la certeza de que nada es propio

                                                       siquiera

                                          esta frialdad de muerte

                                          que ofrece el ojo del pez

 

                                      una suma de frágiles combates

 

                                            yo no puedo pedir al poema

                                                      que vuele aquí

                                                       a este puente

                                    al exacto momento en que te he visto

                                        y una suma de frágiles combates

                                                    socavaron mi voz

                                                       y te he perdido

                                           yo no puedo pedir al poema

                                             que converja en mi suerte

                                               y deshaga tu historia

 

                                                     Palas Atenea

  

                                    Sellé un pacto de honor con Palas Atenea

                                                  al principio dudó

                                                          luego

                                                   cumplió su palabra

                                             se transformó en una mujer común

                                                   abandonó su brillantez

                                        pulió la joya de la inteligencia en secreto

                                                             yo a cambio

                                                                 le ofrecí

                                                            todo mi tiempo

 

                                                          pasajero

 

                                          Bukowski es otro pasajero de la tierra

                                                 rumbo al credo de las putas

                                                          a bordo del alcohol

                                                         ungido en la palabra

                                                  como si reluciera un astro

                                                             del hilo de saliva

                                                                 labio y cristal

                                                          cada noche de viernes

 

                                                 una onza de amor

 

                                              rogué por una onza de amor

                                                          a madre ajena

                                                       y un viento gélido

                                                           marcó mi cara

                                              se fue la calidez de mis arterias

 

Nuestro más sentido pésame a toda la familia y amigos de Lucía Ballester, a su esposo, el pintor cubano Rogelio López Marín (Gory) -una obra suya se reproduce en la portada  del libro de poesía Una suma de frágiles combates – y al hijo de ambos Adrián López Ballester, que ilustró las páginas interiores de este poemario.

 Lucía Ballester Ortiz ha muerto  en el exilio -como tantos otros poetas y pintores cubanos- pero su  trayectoria humana y su fecunda obra (literaria y plástica) ya se ha sumado a las figuras más representativas de la historia  cultural cubana… Además de destacar -de manera esencial- entre las voces desterradas de Cuba.

 


ENLACES con la poesía de Lucía Ballester:

*    Antología virtual de poetas del mundo (Chile, 2008):

https://antologiavirtualdepoetasdelmundo.blogspot.com/2008/02/luca-ballester-ortiz-cuba-1949.html

*    Poetas siglo veintiuno (Blog dirigido por Fernando Sabido Sánchez):

https://poetassigloveintiuno.blogspot.com/2010/11/1880-Lucia-ballester-ortiz.html.

 

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: