Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Betania’ Category

Nos complace presentar la edición digital e impresa del libro La familia Loynaz y Cuba (Betania, 2017) del poeta y profesor cubano Luis García de la Torre, radicado en Chile donde ejerce la docencia.

En este tomo se nos brinda una lúcida y apasionante panorámica de una de las familias cubanas más literarias de toda su Historia: los Loynaz. Desde el padre, el General Enrique Loynaz del Castillo, a su hija mayor Dulce María  y sus hermanos Enrique, Carlos y Flor.

Como bien señala el escritor y profesor cubano Alejandro González Acosta en las palabras iniciales de esta entrega, refiriéndose al autor del estudio: “Este libro que ahora tiene el lector en sus manos, es la crónica (de la familia Loynaz) y es también su homenaje a una forma de ser, de sentir y de estar en Cuba que ya no es y quizá nunca más vuelva a ser (…) para dejar un trazo, una huella apenas que marca existencia, con unas luces tenues que se confunden y se apagan, y más tarde se pierden en la penumbra, sobre todo en los atardeceres del trópico, cuando conviven los muertos y los vivos en mansiones como las que recorrió Luis en su peregrinaje, y que ahora nos cuenta en estas páginas, compartiendo las memorias de sus habitantes”.

El contenido de este volumen (o Índice) se desglosa de la siguiente manera:

I. Enrique Loynaz del Castillo, heroico y romántico.

II. La concepción de palabras-pinturas utilizada por Dulce María Loynaz.

III. Enrique Loynaz Muñoz en la poesía cubana.

IV. Carlos Manuel Loynaz Muñoz, “el más brillante”.

V. Flor Loynaz Muñoz “Beba”, entre la mujer atemporal y la poesía laboratorio.

VI. Flor y Dulce desmotan un feliz año viejo.

Textos que se acompañan con una selectiva bibliografía al final del trabajo. En la portada se reproduce una de las casas de los Loynaz (hoy en ruinas) en el Vedado habanero. Además, en páginas interiores, se incluyen varias fotos familiares que enriquecen esta obra.


Luis García de la Torre (La Habana, 1973). Poeta y profesor cubano. Licenciado en Educación en Español y Literatura por el Instituto Superior Pedagógico “Enrique José Varona” de la capital cubana. Actualmente reside en Santiago de Chile, donde enseña Lengua y Comunicación. Autor del poemario Rave Party (2002).


La familia Loynaz y Cuba de Luis García de la Torre

120 pp., 2017. Colección ENSAYO.

ISBN: 978-84-8017-398-8.

PV: 15.00 euros.


 

Anuncios

Read Full Post »

Para celebrar el 30ª Aniversario de Betania (1987-2017), nuestra editorial se complace en obsequiar a nuestros lectores con la antología poética Sus mejores poesías del poeta cubano José Ángel Buesa (Cruces, 1910 – República Dominicana, 1982). Selección e Introducción de Carlos Manuel Taracido.

Esta entrega consta de 109 poemas, compilados en orden alfabético, sumándose este título a otros dos que nuestra casa editora publicó sobre el mismo autor: Nadie llega tarde. Antología poética (2001). Introducción y Selección de Pablo Valladolid y Victoria Pereira “Lía”. Prólogo de Carilda Oliver Labra y Prefacio de Pepe Domingo Castaño y Oasis (2002), el poemario más famoso de Buesa, con Prólogo de Luis Mario.

Como muestra ofrecemos dos de sus poemas más representativos:

 

Poema del renunciamiento

 

Pasarás por mi vida sin saber que pasaste.

Pasarás en silencio por mi amor y, al pasar,

fingiré una sonrisa como un dulce contraste

del dolor de quererte… y jamás lo sabrás.

 

Soñaré con el nácar virginal de tu frente,

soñaré con tus ojos de esmeraldas de mar,

soñaré con tus labios desesperadamente,

soñaré con tus besos… y jamás lo sabrás.

 

Quizás pases con otro que te diga al oído

esas frases que nadie como yo te dirá;

y, ahogando para siempre mi amor inadvertido,

te amaré más que nunca… y jamás lo sabrás.

 

Yo te amaré en silencio como algo inaccesible,

como un sueño que nunca lograré realizar;

y el lejano perfume de mi amor imposible

rozará tus cabellos… y jamás lo sabrás.

 

Y si un día una lágrima denuncia mi tormento,

-el tormento infinito que te debo ocultar-

te diré sonriente: “No es nada… Ha sido el viento”.

Me enjugaré la lágrima… ¡y jamás lo sabrás!

 

 

Yo vi la noche ardiendo

 

Yo vi la noche ardiendo en su tamaño,

y yo crecía hacia la noche pura

en un afán secreto de estatura,

uniendo mi alegría con mi daño.

 

Y aquella realidad era un engaño,

en un sabor de ensueño y de aventura;

y abrí los ojos en la noche oscura,

y yo era yo, creciendo en un extraño.

 

Y yo era yo, pequeño en mi amargura,

muriendo en sombra bajo el cielo huraño

y cada vez más lejos de la altura.

 

Y odié mi realidad y amé mi engaño,

y entonces descendió la noche pura,

y sentí en mi estatura su tamaño.

 

Agradecemos al poeta y profesor cubano Carlos Manuel Taracido (Güines, 1943) por sumarse a este proyecto cultural y, sobre todo, por su certera selección de los poemas de Buesa, así como por sus palabras iniciales.

En la portada de este libro se reproduce un vitral cubano, foto tomada en la ciudad Miami.

Para leer o descargar la versión digital (ebook,)  de forma gratuita, los lectores deben buscar el título de este libro en una de las ventanas que pone EBOOK (en la cabecera del blog) para acceder al mismo.

——————————————————————————————————–

Sus mejores poesías de José Ángel Buesa

Selección e Introducción de Carlos Manuel Taracido.

104 pp., 2017. Colección Antologías.

ISBN: 978-84-8017-396.4.

EBOOK gratuito.

Read Full Post »

Mario2Se cumplen quince años del fallecimiento del poeta cubano José Mario (Güira de Melena, 1940 – Madrid, 2002) en el destierro y Betania desea rendirle un sentido homenaje a su memoria, ofreciendo –otra vez- de forma gratuita la versión digital (PDF) de la antología poética El grito y otros poemas (Betania, 2000). (Este archivo se puede leer o descargar desde este enlace: https://ebetania.files.wordpress.com/2012/12/el-grito-y-otros-poemas.pdf).

La primera edición de esta antología se publicó, en vida del autor, coincidiendo con el 40ª Aniversario de la edición de su primer poemario El grito en La Habana de 1960 en la editorial de la CTC-R y se nutrió de poemas de otros libros posteriores y por eso puede decirse que esta recopilación reúne parte de la prolífica obra poética de uno de los poetas más representativos del siglo XX cubano. En estas páginas, el lector  encontrará una selección hecha por el propio autor, que se nutre de sus poemarios El grito (1960), No hablemos de la desesperación (1970 y 1983), Falso T (1978) y 13 poemas (1988). Obras que son, respectivamente, su primer volumen publicado en Cuba y tres de sus últimos libros editados en su largo exilio español.

En esta compilación de la obra lírica de José Mario,  el también poeta cubano Nelson Simón nos recordaba en las palabras iniciales:

“Su espíritu transmigra y mimetiza confundiéndose en aquellos motivos que le son afines. La isla sigue trémula respirando bajo cada una de sus voces.

Atento siempre a la cambiante forma de sus costas: lejos de las gramolas, el taburete, la botella de ron y los discos de Vicentino Valdés, mientras desanda las calles del viejo barrio madrileño de Lavapiés, José Mario, en un constante acto de sinceridad y compromiso con su verso nos deja, con un último poema, sus Trece razones, que pueden ser las de todos o el resumen y cuestionamiento de una vida matizada por la experiencia: He contestado a la libertad / pero la libertad no me responde. Contundentes palabras para aquellos que, dentro o fuera, formamos parte del mismo espíritu y músculo de una isla que sigue contrayéndose y dilatándose y a la que el poeta, en un reflexivo instante de lucidez, deja una puerta abierta por la que todos entonemos entre arrojos ese incendio”.

Y qué mejor evocación que ofrecer aunque sea un breve poema de José Mario a nuestros lectores:

 

Primer pequeño testamento

Estoy tan solo como la muerte

Haberlo comprendido me ha hecho poderoso

Las palabras que solemos decir no son las justas

Justas son nuestras acciones que todo lo demuelen

El pasado y mis enemigos me han enriquecido

He aprendido el amor como quien busca cactus espinosos

He llorado la sangre de mis dedos

y las heridas me suenan como una guitarra milagrosa.

 

Desde el año 2002,  los restos mortales del autor de El grito descansan en un cementerio madrileño: otro poeta cubano enterrado lejos de su patria, tras un destierro vitalicio por culpa de un régimen ya fracasado, que ha destruido a Cuba.

En contraposición a la represión  político-cultural que le tocó vivir,  la obra  literaria de José Mario está viva y sus poemas se leen en la Isla (de forma clandestina, pues su obra sigue prohibida en su país) y en el exilio, porque su actitud disidente e irreverente ante el poder totalitario castrista ha sido un ejemplo de rebeldía para las nuevas generaciones cubanas y hoy, más que nunca, sus versos resuenan -con su sonoro eco- tanto en su adorada Habana , como en su entrañable Madrid.

Read Full Post »

ALINA GALLIANO: ¡DESCANSA EN PAZ!

Queremos dejar constancia de nuestro más sentido pésame a los familiares y amigos de nuestra muy querida amiga,  la reconocida poeta cubana Alina Galliano (Manzanillo, 1950) que murió el pasado jueves 7 de diciembre en la gran manzana neoyorkina.

Siendo aún muy joven, Alina salió al exilio: primero residió en España y, más tarde, se estableció en Nueva York, ciudad donde residía, desde 1968.  Obtuvo una Maestría en Trabajo Social en la Universidad de Fordham. Autora de los poemarios: Entre el párpado y la mejilla (1980), Hasta el presente. Poesía casi completa (1989), La geometría de lo incandescente. En fija residencia (Premio “Letras de Oro”, 1990-1991), En el vientre del trópico (1994), La danza en el corazón esmeralda (2001), El libro (2001), Inevitable sílaba (2001), Otro fuego a liturgia (2007) y Los días que ahora tengo (2016). Poemas de su libro En el vientre del trópico fueron grabados en dos CD (I y II) con la voz de Carmina Benguría (1994).

Su obra poética ha sido seleccionada en: Poesía Cubana Contemporánea (1986),  Poetas Cubanos en Nueva York (1989) con Prólogo de José Olivio Jiménez, Poetas Cubanas en Nueva York. Antología breve  / Cuban Women Poets in New York: A Brief Anthology (1991) con Prólogo de Perla Rozencvaig, Antología de la poesía cubana del exilio (2011), edición de Odette Alonso,  Indómitas al sol. Cinco poetas cubanas de Nueva York (2011) con Prólogo de Odette Alonso y ensayos críticos de Elena M Martínez, Perla Rozencvaig y Mabel Cuesta y Otra Cuba secreta. Antología de poetas cubanas del siglo XIX y del XX (2011), edición, introducción, notas y bibliografía de Milena Rodríguez Gutiérrez.

La poesía de Alina Galliano fue estudiada en el libro  Poesía insular de signo infinito. Una lectura de poetas cubanas de la diáspora (2008) de la poeta y profesora cubana Aimée G. Bolaños y también en artículos de  Jesús J. Barquet, Carlos Espinosa  Domínguez, Luis A. Jiménez, Elena M. Martínez y Octavio de la Suarée.

Como homenaje a nuestra recordada colega, reproducimos  fragmentos de dos de sus poemas más significativos:

El vientre del trópico

 II

 Por semanas enteras he tratado

de sostener

entre saliva y lengua

las posibilidades de un caimito,

pero los dientes

carecen de memoria,

viven en disidencia

con el trópico,

son incapaces de atravesar

los meridianos del sabor, su furia,

que trajinando el paladar

conversa un proyecto de pulpa

en coito perfecto

con mis muelas.

Entonces desde aquí

soy la otra boca,

interminable mutación

que puede lo mismo

que un manglar bordear la Isla,

definiendo los paralelos del olor,

marcando

la zona donde el hambre come espejos.

 

III

Ya no me acuerdo, no,

cómo los jubos se refugian

en medio del silencio,

entre las fauces de los cocodrilos

perfeccionando el paso de las horas,

acariciando la nuca del terror,

menstruando el trópico,

sosteniendo la Isla

en la corola de los marpacíficos.

Ni puedo como antes, sin pestañear,

mascar todo el relente,

deglutir claridad hasta sentirla

desintegrar en peso la retina.

Ya no me acuerdo, no, si la jutía

en copular voraz de movimiento

despierta el platanal y lo desflora

en esa intensidad de mediodía

donde la mano es incapaz

de atravesar la inercia

para bordear o devorar un cuerpo,

pretendiendo ser lengua en el milagro;

en esa hora donde todo espera

que la sombra reviente a una frescura

para echarse a rodar con la existencia.

 

La orilla del asombro

De una isla

jamás

nadie se escapa,

es como una mujer

de la que nunca

podemos deshacernos

por completo:

su verde

nos retiene abiertamente

fuera de todo amor,

se levanta conmigo

te sorprende

te sigue, sin ayuda

a donde quiera

y te busca, te mira

se te enfrenta

como única manera

de encontrarla

en el filo absoluto

de la espera.

*  *   *

Otro ilustre nombre para añadir al ya inmenso panteón de los poetas cubanos muertos en el exilio, desde 1959: otro de los más grandes crímenes del régimen castrista.

¡Descansa en paz, amiga!

 

Read Full Post »

Nos complace presentar la coedición del libro de ensayo Visión poética en tres libros de Alfredo Pérez Alencart (Hebel / Betania, 2017) del  poeta y profesor puertorriqueño David Cortés Cabán (Arecibo, 1952).

Esta obra se centra en el estudio de tres poemarios: Cartografía de las revelaciones (2017), El pie en el estribo (2016) y Savia de las antípodas (2009) del poeta hispano-peruano Alfredo Pérez Alencart (Puerto Maldonado, 1962)  afincado en la ciudad de Salamanca, donde ejerce la docencia universitaria y una intensa actividad como promotor cultural.

Como señala el profesor Cortés Cabán en las palabras iniciales de esta entrega: “En la poesía de Alencart, lo oculto, lo profundo, lo revelados y misterioso del lenguaje sostendrá, sin ningún tipo de hermetismo, lo que brota de la verdadera realidad de la vida y de la relación lírica que mantiene el poeta con el entorno, en silencioso diálogo con el pasado y el presente y asimismo con escritores de su generación y de otros tiempos”. Señalando, además, que: “Lo vital en la poesía de Alencart está expresado en estos textos como la representación de un cosmos poético donde la imagen que trasciende nos entrega siempre una realidad que no se limita al tiempo ni a la sensación que pueda confundir la pasajera condición de las cosas que se ven, pues lo que ciertamente nos propone el poeta nos sitúa en una esfera donde la fe (Cartografía de las revelaciones) o la solidaria  contemplación del vivir humano (El pie en el estribo) o el transcurrir cotidiano que hace de la impresión del instante (Savia de las antípodas) un hallazgo luminoso para que la poesía misma nos acerque al verdadero sentido en la vida, ése que hace de la existencia un ejemplo de solidaridad humana”. Y terminando de matizar: “Por eso, la poesía aquí comentada nos propone un camino por donde transitemos hacia un mundo más sensible y solidario. No nos ofrece, por supuesto, una sola forma de llegar a ese camino para contemplar el mundo que habitamos, sino también otros planos y direcciones que destacan una perspectiva más humana de la vida”.

En la portada de ese tomo resalta un retrato hecho por el pintor portugués Emerenciano Rodrigues, además de reproducir en sus páginas interiores las tres portadas de los libros estudiados, todas con obras del pintor español Miguel Elías, profesor de la Universidad de Salamanca.


David Cortés Cabán  (Arecibo, 1952). Poeta y profesor universitario puertorriqueño. Fue profesor adjunto del Departamento de Lenguas Modernas en Hostos Community College (City University of New York). Ha publicado los poemarios: Poemas y otros silencios (1981), Al final de las palabras (1985), Una hora antes (1991), El libro de los regresos (1999), Ritual de pájaros: antología personal (2004), Islas (2011) y Lugar sin fin (2017).


Visión poética en tres libros de Alfredo Pérez Alencart, de David Cortés Cabán.

2017, 104 pp. Coedición: Hebel / Betania.

ISBN: 978.84-8017-395-7.

Edición digital e impresa.

Read Full Post »

Con sumo gusto presentamos la edición digital e impresa del poemario Perdido en la placenta del tiempo del poeta y periodista cubano Roberto Cazorla, residente en Madrid desde 1963.

En esta nueva entrega poética se suceden haikús libres, un soneto, poemas, prosas poéticas y dos cuentos breves que componen el libro. Como muestra del buen quehacer lírico del bardo matancero, les ofrecemos a nuestros lectores unos breves textos:

 

 

HAIKÚS LIBRES

Serás poeta cuando

soportes que un soneto te vomite

encima.

= = =

Nací en una acuarela

que se parece a una isla.        

 = = =

Hasta en mi casa oigo el silencio

que acobardaba a mi pueblo.

= = =

Hoy la mañana es un abanico

compitiendo con la brisa

isleña que me convirtió

en apátrida.

= = =

El tiempo:

estrecho dedal, ciega-luz,

un grano de arroz muriéndose

de soledad.

 

SONETO

Estoy en la frontera de la duda,

mirando el horizonte de aspereza,

me pisa hasta la vida, ya no reza

mi endeble voluntad de susto y viuda.

 

Me anida la confianza siempre crudas

rajándome la luz con fiel certeza,

que ya de ser tan pobre la pereza,

hasta la voz de Dios se le desnuda.

 

Con una Biblia el mundo se me hunde

tratando de apagar una centella

para al que soy, el miedo no le inunde.

 

¡Si pudiera lanzar una botella

con el SOS que difunde

el delirante olor de una doncella!

 

POEMA

 

 Ellos,

que cuando caminan

producen el efecto de la piel enjuta

de los cocodrilos,

se liberan de todo expresando las palabras I’m sorry.

Es el cuño que ponen con sus pies recolectados

sobre los que fuimos concebidos

cuando la luna se vistió de sal y de chantaje.

I’m sorry,

excuse me:

palabras que producen el temblor eterno de mi arteria aorta.

I’m sorry,

pero te eructan en la frente

y te salpican con saliva amarillenta,

te reparten por la ira

la sensación del nuevo diluido.

I’m sorry,

¡y te tumban de la cuerda que te pertenece!

Excuse me,

¡y te saludan por la mañana con la pornografía

vestida de café con leche!

I don’t know,

y sí saben que el ombligo no les pertenece,

que por dentro de cada masculina acción

llevan una lentejuela brillante

y con olor azufre.

I’m sorry,

excuse me,

palabras que supieron alentar a la pastilla,

que castraron el camino lógico

de estrechar la mano.

I’m sorry con sabor a whisky.

Excuse me entrelazado con la hierba.

I done’t know congelado entre el sexo y la tristeza.

I’m sorry me asesina todas las mañanas,

y excuse me me obliga a viajar por el pedazo de tierra

que tienen reparado.

I dont’t know me traspasa la glándula de estaño

que tengo por la boca,

pero me anchan el yo desesperado,

comprendo, pienso,

¡y marcho hacia el número tres

para afiliarme!

                                                                                                 Chicago, 1972.

 

PROSAS POÉTICAS

Se partió mi casa

Sin ti sobra vida; falta el paisaje sustituto de tu ausencia.

La soledad duplica su colección de puñales; me desintegra,

incinera el alma que escondo. Se partió mi casa: me resigno

en la matriz del dolor que me llamaré hasta que vuelvas.

 

El día calumnia

Mañana es el día calumnia de la semana, el amanecer será

un anciano, y la esperanza la minusvalía de una mosca desahuciada.

Mañana es el día adecuado para fundir la envidia y para que la

muerte recuerda al suicidio.

 

La venganza del salitre

En este amanecer renegado, con la malicia del cadáver agradecido,

sostengo el peso de mi isla; pájaro agonizando en el recuerdo, eslabón

crápula del primer suspiro. ¿Recuerdas cuando me quité la vida con el

arma que fue mi hasta nunca? Aunque te dejé mi nombre escrito en los

muros de la lactancia, sé que para ti soy un difunto vivo. Cuba, banquete

de sangre, torbellino incesante, siervo suplicando el tiro de gracia; agonía

del leproso heredero de la luna. Cuba, nublada por el vaho de tu historia.

¿Volverás a competir con la majestuosidad del pavo real?

 

CUENTO

Los hombres andan por arriba

Mi compañero de cuarto me comentó que la noche anterior yo había

tenido pesadillas. Subrayé la realidad de mi estómago. Salí a la calle.

El sol me hizo pensar que Madrid era La Habana. Tuve deseos de rebe-

larme, no sabía contra quién. Lo hice contra mí mismo. Me paré en una

de las esquinas que parecían zarandearse. La Gran Vía era una piel agu-

sanada. Los hombres parecían hongos al revés. ¿Qué rumbo tomar? El

reloj de una joyería, y el tiempo, no eran adolescentes. Eché a andar.

Era difícil no tropezar con alguien. Me encaminé hacia el comedor de

Auxilio Social para degustar la comida que nos daban a los refugiados.

Era escasa, triste como la necesidad. La cola de personas se extendía

adquiriendo la figura de una serpiente inexcusable. Las protestas, trans-

formadas en estiletazos, se esculpían en mis oídos.

Tras larga espera entramos al comedor un grupo de hambrientos. Me

senté. De pronto un plato se alojó frente a mí. Una mueca usurpó mis

labios: ¡El plato era azul; como un fragmento del cielo cubano! Una ni-

ña con una cesta de pan comenzó a repartir. Una monja con voz de ge-

peral de caballería, agarró a la niña por un brazo diciéndole mientras la

sacudía como si fuera una marioneta: Niña, ¿qué haces? ¿Cómo te atre-

ves a repartir el pan antes de rezar! La niña que, disimuladamente, es-

condía un pedazo de pan, cayó al suelo por la violencia con que la sacu-

dió la monja, que tenía la acritud arañándole el rostro. La pequeña se ha-

bía adelantando porque tenía tanto hambre como todos. No tenía más de

seis años.

Terminé de comer. Salí a la calle. Hubiese querido tener una peseta y

cincuenta céntimos para ir en el Metro hasta mi casa. Estaba cansado

por dentro. (El Metro me producía una sensación inédita). ¡Saber que

se movía por debajo de la tierra era nuevo para mí! ¡Hermoso saber

que los hombres andaban por arriba!

En la acera una mujer abofeteaba a un niño porque éste lloraba por

unas patatas fritas. Me pregunté algo que nadie pudo contestarme. Fue

como si hubiese soñado que la mentira vistiera sotana. Automática-

mente, me detuve delante de una vidriera que exhibía armas de fuego…

¡Pero eran de juguetes!

 

                                                                                                                          Madrid, 1964

* * *

En la portada, como en las páginas interiores, se reproducen acuarelas del pintor tinerfeño Domingo Cedrés Quesada.


Roberto Cazorla. Poeta, periodista y actor cubano. Nació en  Matanzas. Desde 1963 reside en España.  Trabajó durante cuarenta y un años en la Agencia EFE. Actualmente es corresponsal y colaborador del semanario Libre, publicado en Miami. Autor de una treintena de libros: de poesía, de cuentos y de relatos. En 1997 publicó Ceiba Mocha,  reconocida  autobiografía de su niñez cubana. Sus últimos títulos publicados son: Ciudadano de un archipiélago de ternura (2014) y La isla que me llamaré siempre (2016).


Perdido en la placenta del tiempo

de Roberto Cazorla.

2017; 112 pp. Colección Betania de Poesía.

ISBN: 978-84-8017-394-0.

PV: 12.00 euros ($15.00).


Pedidos directamente a: editorialbetania@gmail.com


EDITORIAL BETANIA (fundada en 1987).

Read Full Post »

Como en años anteriores, Betania participa con nuevos libros en la Feria Internacional del Libro de Miami. En esta nueva convocatoria de 2017 (del 12 al 19 de noviembre), presentamos dos títulos de poetas cubanos: Alberto Muller y Pablo Medina.

 

Alberto Muller (La Habana, 1939): Cierro mis ojos y escribo estos poemas.

 

Día: miércoles, 15 de noviembre

Hora: 8.00 p.m.

Lugar: Sala: 2106 (Edificio 2, 1º piso)

 

 

Pablo Medina (La Habana, 1948): Soledades.

 

Día: jueves, 16 de noviembre

Hora: 8.00 p.m.

Lugar: Sala 2106 (Edificio 2, 1º piso)

 

Dirección de la Feria Internacional del Libro:

300 NE  Second Ave.

Miami, Florida 33132.

Teléfono: (305) 237-3258

Read Full Post »

Older Posts »

A %d blogueros les gusta esto: