Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘editorial betania’

El editor y escritor Felipe Lázaro. cortesía J. Rodríguez

El editor y escritor Felipe Lázaro. Cortesía J. Rodríguez

Entrevista de Luis de La Paz en el NUEVO HERALD ( Miami) el pasado 4 de enero

Poeta y editor; atento a su tiempo y siempre logrando estar un paso a la vanguardia, el escritor cubano Felipe Lázaro (Güines, 1948), ha residido gran parte de su vida en España, donde está al frente de la Editorial Betania (ebetania@terra.com).

El catálogo de Betania es muy internacional, aunque con un énfasis en la literatura cubana. Gastón Baquero, Daína Chaviano, Dulce María Loynaz y Reinaldo Arenas, entre otros, conforman el fondo editorial, en el que destacan varias antologías que brindan una panorámica de etapas y grupos de escritores. Como editor, Felipe Lázaro se ha ajustado a los tiempos y los ebooks se integran y se acomodan a la modernidad.

¿Cuándo comienza a escribir? “Me inicié escribiendo poesía en mi adolescencia, ya en el exilio. Salí de Cuba con 12 años de edad (1960). De esa época infantil solo recuerdo algunas lecturas escolares de poemas de Martí o de Gustavo Adolfo Bécquer y las declamaciones de poemas de José Ángel Buesa que eran muy frecuente en fiestas y cumpleaños. Pero, en realidad, comencé a escribir poemas en mi destierro puertorriqueño (1961-67) y, más concretamente, a mi llegada a Madrid (1967) para realizar mis estudios universitarios. Ya en España comencé a publicar poemas en revistas literarias y edité mi primer poemario Despedida del asombro (1974). Desde entonces, publiqué varios poemarios hasta la reciente publicación de Tiempo de exilio. Antología poética: 1974-2014, que reúne cuarenta años de mi poesía. No obstante, sin falsa modestia, puedo decirte que me considero un aprendiz de poeta y mi trayectoria lírica solo debe entenderse como una constancia poética en el tiempo”.

¿Cuándo comienza a tomar vida el proyecto de la Editorial Betania? “A Betania la fundo en 1987, en la capital española, y se inicia con el libro Conversación con Gastón Baquero. Inmediatamente, le siguieron poemarios, libros de cuentos, obras de teatro, novelas y ensayos de muchísimos escritores españoles e hispanoamericanos, pero, sobre todo, de jóvenes poetas cubanos que nos apoyaron y forman parte de nuestros inicios en los años 80, como: Carlota Caulfield, Rafael Bordao, Gustavo Pérez Firmat, Maya Islas, Alina Galliano, Magali Alabau, Lourdes Gil, Iraida Iturralde, Laura Ymayo y Elías M. Muñoz, entre otros”.

¿De dónde surge el nombre? “Opté por Betania porque es donde nació Lázaro (el amigo de Jesús y hermano de Martha y María, que aparecen en los relatos evangélicos del Nuevo Testamento) y, como sabes, es mi segundo nombre. Además, Betania me sonaba bien, tiene muchas vocales. Pero los nombres se hacen, llegan a sonar con el tiempo, por su uso”.

Betania ha sido un referente de autores cubanos. ¿Cuál es el fondo editorial? “Es difícil resumir una labor editorial de 27 años –desde 1987– con más de 500 títulos publicados (impresos y digitales) y con 13 colecciones donde se publican todos los géneros literarios, además de libros de temática histórica, de arte, de ciencias sociales, etc. Actualmente, nuestro fondo editorial está representado mayoritariamente por escritores cubanos (más de 100). Pero, si algo nos ha caracterizado es que de la misma forma que hemos publicado a casi toda la nueva generación de escritores cubanos surgida en el exilio, en estas casi tres décadas, también supimos romper con esa dicotomía infernal que impuso el castrismo en sus inicios, dividiéndonos en cubanos de dentro y en cubanos de fuera. En este sentido, Betania fue una de las primeras casas editoras del exilio que publicó no solo a jóvenes exiliados (muchos de los cuales se iniciaron en nuestra editorial, como los fallecidos Roberto Valero, Luis Cartañá y David Lago), sino que hemos editado libros de nuestros hermanos residentes en la Isla, como los disidentes Raúl Rivero o Leonel Morejón Almagro, entre otros.

El mundo editorial ha cambiado y los libros electrónicos y las ediciones por demanda casi ocupan el concepto editorial contemporáneo. Betania se ha adaptado a los tiempos, ¿cómo se siente como editor ante esta circunstancia? “Siento que vamos avanzando día a día, pues hace ya cuatro años (en el 2011) que iniciamos la conversión digital de nuestro fondo editorial y nos incorporamos al mundo de las redes sociales: Primero, con la creación de un blog de la editorial: https://ebetania.wordpress.com y segundo, con las ediciones en versión digital (ebook) de todos los libros publicados en papel.

Pero, además, hemos creado una colección digital (que ya consta de 9 títulos) con unas ediciones electrónicas para su difusión masiva y gratuita. Los dos títulos más recientes de esta colección son el poemario El libro de las conversiones imaginarias, del poeta cubano Jorge Luis Arcos, que reside en Argentina, y el libro de ensayo Un Puente Contracorriente. Ediciones El Puente: Un esfuerzo literario dentro y fuera de Cuba, de la investigadora alemana Marlies Pahlenberg”.

En los últimos años, la editorial ha tomado una mayor presencia, ¿a qué la atribuye? “Sinceramente, lo atribuyo a la trayectoria de estos 27 años de labor editorial y al respetable fondo que ya tenemos, que conforman un catálogo apreciable. Ahora bien, es indudable que nuestra mayor presencia internacional se ha debido a nuestra incursión en el mundo digital con la actividad de nuestro blog, con las versiones digitales (ebook) de todos nuestros libros publicados en papel y con la creación de la colección Digital donde desarrollamos una difusión masiva y gratuita de los libros publicados en esa colección. Y de toda esa evolución hacia lo digital, hemos aprendido algo vital: cuanto más ebook se regalan, más libros impresos se venden”.

¿Trabaja en algún proyecto personal? “Por supuesto, tengo en preparación un poemario, Daiquirí nostálgico y otros tragos, un libro de relatos, Invisibles triángulos de muerte, y trabajo desde hace años en un voluminoso Diccionario Bibliográfico de poetas cubanos del exilio (1959- ) que como observarás no delimito, pues el exilio no ha terminado y es muy probable que, muchos de nosotros, no veamos su final”.
http://www.elnuevoherald.com/vivir-mejor/artes-letras/article5120256.html

Read Full Post »

 

 

Recordamos a todos nuestros lectores que pueden suscribirse -gratuitamente- al Blog de la la Editorial Betania, para que puedan recibir y leer todas las nuevas entradas, según se vayan publicando.

Para ello, solo tienen que entrar en nuestro Bloghttps://ebetania.wordpress.com y pinchar en la ventanita SEGUIR (que está en el margen inferior derecho de la pantalla), poner vuestro e-mail y suscribirse.

De esta manera, podrán recibir, puntualmente, todas nuestras noticias y nuestros ebooks, según se editan, y convertirse en seguidores de nuestra trayectoria editorial.

 

Read Full Post »

Al cumplirse los 27 años de labor editorial, nos complace ofrecerles el nuevo Catálogo General que reúne nuestro fondo bibliográfico hasta el pasado año 2013.

Esta nueva versión (actualizada y revisada) reemplaza al anterior catálogo que teníamos en este blog hasta este momento.

Para su uso, solo tienen que ir a la ventana CATÁLOGO GENERAL y pincharla para leer o descargar el mencionado texto, que -a su vez- pueden reenviar a vuestras amistades y colegas, a bibliotecas e instituciones, así como a revistas literarias (impresas o digitales) y público en general.

Esperamos que estos datos bibliográficos del fondo editorial de Betania les puedan ser útiles o, al menos, sirvan como una referencia de nuestra trayectoria en estas casi tres décadas de trabajo cultural.CATÁLOGO GENERAL BETANIA 2013_Página_01

Read Full Post »

Por Arístides Vega Chapú
El centeno que corta el aire.ebook_7_Página_01
Desde su título El centeno que corta el aire, de Margarita García Alonso (Matanzas, Cuba, 1959) publicado por la Editorial Betania en su colección de Poesía, su autora nos advierte, desde el más estricto sentido lírico, que está dispuesta a develarnos todo lo que pueda quedar fuera de la visualidad  de un ojo poco atento, poco entrenado.
Con los más variados y diversos elementos que ella primero avizora y selecciona para luego ubicar en esa planicie sobre la que arma y desarma paisajes constantemente, esta poesía se va componiendo más que nada por la indagación de alguien que le interesa calar o cavar, llegar al fondo o al centro de todo. Y ese todo aquí está personificado por el Hombre, o más bien por todo lo que guarda y resiste su interior, es decir por la raíz de todo comportamiento. Traspasar cualquier atmósfera, cortar el aire, hasta llegar al otro lado, donde ella sitúa sus historias, dispuestas a descomponerlas hasta llegar a su verdad.

Sin importarle oficios, que son más bien puntos de partida para muchas de esas historia  de vida que les va creando a sus disímiles personajes; hombres y mujeres aparecen en busca de sus propios caminos, con sus lamentos o alegrías a cuesta. Ellos, como la vida real testificada en estos versos se adentran por trillos o avenidas del mundo para luego exponernos ese itinerario, casi siempre afectivo,  sin descuidar el más mínimo detalle.

Viajan constantemente de un sitio a otro, para luego dejar constancia con asombroso dominio sobre esas sutilezas o nimiedades que hacen diferentes la vida de uno y de otros. Las experiencias todas, aún las más personales o complejas, expuestas en una poesía sencilla pero calzada por una emotividad que busca, y en mí opinión logra, cjava-scriptrnos.

Margarita como cualquier otro poeta fabula constantemente. Mezcla con osadía realidad con ficción, junta períodos históricos, geografías lejanas.  Pero en su caso son los sentimientos de sus protagonistas los que dibujan rostros y sombras, paisajes y estados anímicos. Un mundo expuesto desde el interior de quienes aparecen en este poemario para desde la diversidad de sus voces contar singularidades. Es aquí el atractivo mayor de encontrárnoslos y dialogar con ellos. Pueden en un principio, en ese contacto primero y superficial,  dar la apariencia de personas comunes y simples, pero traen sobre sí un pasado y presente que conmueve y moviliza.

Obviamente que la poetisa logra sus versos con una visualidad propia de su otro oficio, el de artista plástica, como mismo sus pinturas tienen una poética muy particular. Y es que Margarita expresa desde la sinceridad que le exige su vocación de testificadora de los más disímiles y variados estados anímicos de los seres humanos esa relación de uno con uno mismo. Esa conversación íntima que solemos sostener para preguntarnos y respondernos todas las dudas que desde el misterio de una vida ejercida con plenitud, nos convierte en permanentes indagadores de cuanto sucede a nuestro alrededor. Y ese alrededor no tiene en esta poética límites geográficos. Cualquier ciudad del mundo, cualquier porción de tierra está alcance del persistente andar de estos personajes, ciudadanos todos del mundo: Pregunto, si debo abandonar bandera/si es tarde para capitular/ si debo alinearme/ como una nube rosada del anochecer. / Si es necesario llegar completamente muerta al final. (página 68).

Aún cuando algunos de los poemas juntados en este libro tienen como base, o digámoslo más sencillo; la inspiración en una cotidianidad común para muchos, lo que pudiéramos llamar poemas domésticos, de una cuerda afectiva y sensible de la que cualquiera puede sujetarse, Margarita logra contar sus historias, incluso las referidas a lo común de las cosas, de una manera tan particular que es como si le asistiera la intención de relatarlas de una manera nueva, de otra forma, desde otra visión, es decir desde la trascendencia. Si así se lo hubiese propuesto lo logra y es para mí lo más disfrutable de este poemario: Yo, la parásita,/ me alimento de letras,/en correos de un amarillo triste/ como todo lo que llega de esa isla de veranos.(página 59).

Ya lo había advertido la poetisa Carilda Oliver Labra presentando el primer poemario de Margarita García Alonso, en el ya lejano año ochenta ocho, del siglo pasado: Su discurso, a veces sobresaltado, siempre lúcido, nos agarra y conmueve como el que aspira al infinito . Solo que ahora,  al paso de los años,  le asisten otras amarras por las que llegó a ese infinito desde entonces avizorado.

——————————————————————————————

***Reseña de Arístides Vega Chapú del poemario El centeno que corta el aire (Betania, 2013) de Margarita García Alonso, publicada en los blogs:

http://codedelamarga.blogspot.fr  y

http://lacomunidad.elpais.com/margaritagarcia-alonso/posts

 

Read Full Post »

Reseña del escritor cubano Luis de La Paz, publicada en el periódico Diario las Américas de Miami, el día 23 de agosto de 2012.

Carmela, la protagonista de Enterrado mi corazón (Editorial Betania, Madrid, 2012), novela de la escritora española Leah Bonnín, es una mujer soñadora, moderna que viaja a Cuba para apoyar los proyectos de la revolución en asuntos relacionados con el mar. Durante su estancia conoce a Raúl Serrano, un funcionario del gobierno, encargado de atender a los extranjeros. El clásico agentón: prepotente y manipulador. Tras su llegada a la Isla, la catalana, descubre otra realidad, pero a la vez, su situación se complica, pues se enamora perdidamente de Raúl.

Escrita con un lenguaje elegante y con cierto lirismo, la escritora va hilvanando una novela que se desarrolla en distintos niveles narrativos. De un lado lo que va sucediendo y por el otro, la propia voz de la protagonista, su otro yo, evocando momentos y situaciones en Cuba.

Pienso que uno de los aspectos más positivos de Enterrado mi corazón es que el complicado mundo cubano aparece como un trasfondo que se hace presente en todo momento. Es una pesada carga, que se va posesionando de las páginas de esta novela de una manera natural, aún en las escenas que transcurren fuera de Cuba. A partir de cierto momento fracasa la gestión de Carmela: “Mi estancia se convirtió en una larga espera del permiso de los dirigentes revolucionarios para participar en la investigación sobre los cambios de alimentación de los camarones…”. Más adelante le expresa a Raúl: “Es evidente que no confían en mí”; a lo que el funcionario le responde: “Todo lo contrario, Carmela. Piensa en estos meses como una prueba. Piensa que tal vez no necesitan tus conocimientos, sino tu habilidad con las palabras para que te conviertas en propagandista de la revolución cuando te marches”.

La mujer regresa a España y poco tiempo después se reúne con Raúl en Barcelona. La relación se hace tensa, dominante. Raúl es extremadamente manipulador, haciendo todo lo que quiere con la mujer, incluso obligándola a romper fotos de un remoto pasado. En realidad la novela es la historia de un amor apasionado, pero no correspondido. Por momentos el lector, al menos yo como lector, esperaba otros derroteros e incluso soluciones drásticas ante esta complicaba convivencia, siempre tratada en extremos, que no alcanza el equilibrio, pero Leah Bonnín ofrece otras soluciones.

Estructurada en XLV cortos y bien desarrollados capítulos, la autora maneja con solidez ciertos momentos, como cuando describe el embarazo de Carmela y los encontronazos con Raúl, que afirma estar separado de su mujer en Cuba, pero que en realidad su familia, del otro lado del Atlántico, pesa mucho en su comportamiento y decisiones.

Leah Bonnín es Licenciada en Psicología y doctora en Filología Hispánica (tal vez estos estudios profesionales son los que permiten manejar tan bien el perfil psicológico de los personajes, en particular de Raúl). La crítica ha considerado su primera novela, Flor de acacia. Viaje íntimo al corazón de África (2005), como el resultado exitoso de la sólida formación de una escritora de fuste. Su ficha biográfica apunta que ha sido invitada a dar conferencias y seminarios en varias universidades y centros académicos, y sus cuentos, reseñas y artículos aparecen en distintas revistas culturales. Se añade que: la publicación de Come on, baby!, consolida a Leah Bonnín como uno de los valores emergentes de la narrativa contemporánea en lengua española.

Read Full Post »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 45 seguidores