Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Oscar Hurtado’

La ciudad muerta de ConradReseña publicada en el blog de la escritora cubana María Gabriela Díaz Gronlier, residente en Madrid:  www.elcopoylarueca.com

 

LA CIUDAD MUERTA DE KORAD (OSCAR HURTADO). POESÍA Y CIENCIA FICCIÓN

 

“Habito feliz el reino de las cosquillas
donde todo se encuentra sin buscarlo;
donde todo es posible, como en la ciencia ficción.
Pero estoy seguro de que no encontré
la pluma que Cervantes se incrustaba en el muñón”.

 

El reino de las cosquillas es el reino de la alegría, de la poesía; y LA CIUDAD MUERTA DE KORAD (1964) es un libro de aventuras escrito en verso.

Y es mucho más, y en ese más se encuentra lo difícil, porque este poemario requiere de especial concentración por parte del lector, y lo que digo se traduce en tiempo.

Oscar Hurtado se valió de claves para expresar sus emociones y sus ideas sobre la poesía, los poetas y sus carceleros mediocres. Y construyó un mundo en Marte donde encontramos a una princesa llamada Dejah Thoris (la poesía), un cosmonauta (el poeta) y los vampiros y monstruos secuestradores, que “jamás escribieron poesía”. Es todo un reto, querido lector.

¿Por qué? Porque vas a entrar en el mundo de la poesía fantástica, porque vas a leer ciencia ficción en verso.

El escritor y periodista cubano Oscar Hurtado (1919-1977) es el progenitor del género de la ciencia ficción en Cuba. No sólo escribió cuentos que ponían los pelos de punta, sino que también creó la primera colección editorial cubana de literatura de suspense, terror y ciencia ficción.

LA CIUDAD MUERTA DE KORAD1Bajo el sello Dragón, Oscar Hurtado publicó las obras de Isaac Asimov, Arthur Conan Doyle, C.S. Lewis y Ray Bradbury entre otros. La antología CUENTOS DE CIENCIA FICCIÓN, publicada por la editorial Biblioteca del Pueblo, en 1969, y prologada por él, no tuvo problemas de espacio en las estanterías del buen lector. Oscar también dirigió otras colecciones dedicadas a divulgar la prosa y la poesía nacional.

En LA CIUDAD MUERTA DE KORAD encontramos dos prólogos consecutivos -escritos por el poeta- donde descubrimos algunas claves para comprender el libro; no son explícitas, pero ayudan. El autor nos habla de su visión sobre la poesía, la lectura y la educación, la mediocridad intelectual y el misterio divino y humano (sólo cree en este último).

Para Oscar Hurtado el misterio se encuentra en el hombre, en su inteligencia, que es quien lo dota de capacidad creadora e imaginativa. Creía en el misterio, creía en el poder de los enigmas y sus interrogantes, en los retos que plantean al individuo que debe sumergirse en ellos hasta desentrañarlos:

“El autor (se llama así mismo autor en los prólogos) le da al vocablo misterio el mismo sentido que le dio Einstein a través de su vida: como algo que desconocemos y cuya incógnita vamos a despejar; como algo que nos atrae con su hechizo, con su veto, al igual que el hombre de la máscara de hierro; cLA CIUDAD MUERTA DE KORAD2omo algo que nos conduce a los hallazgos, a los descubrimientos, a las verdaderas revelaciones, y que de ninguna manera se asocia con los dioses ni con las iglesias, porque no hace falta.

Remitir la causa de todas las cosas a los dioses es de haraganes; es además, aceptar el misterio sin misterio (…)”.

Oscar Hurtado en sus prólogos también escribió sobre el desencanto que le provocaba la clase intelectual establecida, la oficial, la que no responde a los intereses del alma.

El guerrero, que no es otro que él mismo, salta de un poema a otro en busca de la vida, de la felicidad, que para él lleva el nombre de poesía.

El cosmonauta transita por caminos azarosos y desconocidos y lucha contra un sinfín de brazos, que construyen la cárcel donde se encuentra prisionera -en el centro de la torre- la princesa Dejah Thoris.

Puedes encontrar LA CIUDAD MUERTA DE KORAD en el catálogo de la editorial Betania. Es un libro compuesto por veintiún poemas que conducen a un desenlace: es una aventura con comienzo y final. Aquí voy a dejar tres de los poemas, el primero y dos más escogidos al azar. El último -RONDÓ (A LA CUBANA)- nos cuenta cómo termina la batalla contra el Mal del aguerrido y valiente cosmonauta y su querida Dejah Thoris. Pero no te preocupes, no voy a contar el desenlace que el poeta aderezó con su toque criollo.

“¿Y de dónde le llegó al poeta todo ese amor por la ciencia ficción?”, piensas. Pues de las lecturas de su niñez. Cuentos de viajes y aventuras donde lo importante no son los personajes sino las fantásticas historias, que habitan protegidas tras las cubiertas de los libros de la infancia.

LA CIUDAD MUERTA DE KORAD3El poemario LA CIUDAD MUERTA DE KORAD está inspirado en la famosa novela UNA PRINCESA DE MARTE de Edgar Rice Burroughs. Ambos textos comparten escenarios, algunos protagonistas y unas cuantas batallas, pero tienen diferentes propósitos. En el poemario de Oscar Hurtado la aventura romántica es el atuendo con que viste su denuncia. Escribe en su Prólogo II:

“(…) supo que toda idea que se impone a los demás acaba teniendo el resplandor de una llaga, su asco y su melancolía”.

Oscar Hurtado visitaba mi casa siendo yo niña. Iba con frecuencia, llegaba por las noches y se marchaba tarde. Siempre lo esperaba despierta porque sus historias me gustaban (y mis padres me dejaban, claro está). Me iba a dormir con la cabeza llena de aventuras policíacas muy variopintas, de vampiros enredados en telas de araña, de monstruos de caras cubiertas por algas y doncellas atrapadas en torres imposibles de asaltar. Lo recuerdo con especial cariño y creo que el gusto que tengo por todo lo oculto y misterioso se lo debo, en parte, a los conjuros de sus brujas y marcianos.

Así es, si es cierto eso que dicen de que lo que se graba en la mente de un niño perdura para siempre.

Las fotografías artísticas de Paul Konrad Hoenich (1907-1997) acompañan este texto.

Read Full Post »

El libro más vendido el pasado mes de abril fue el poemario La ciudad muerta de Korad,  del poeta cubano Oscar Hurtado, publicado en la colección Betania de Poesía.

Hurtado (La Habana, 1919-1977) colaboró con las revistas Orígenes, Bohemia, Casa de las Américas y en el suplemento cultural Lunes de Revolución. Autor de los libros: La Seiba( La Habana: Ediciones R, 1961), Cartas de un juez (La Habana: Ediciones R, 1963), La ciudad muerta de Korad (La Habana: Ediciones R, 1964) y de una antología, que es un clásico en su género: Cuentos de ciencia-ficción (La Habana: Ediciones R, 1964).

En la solapa de la primera edición habanera de La ciudad… encontramos un texto del propio autor (o, en su defecto, de Virgilio Piñera) que se reproduce en la contraportada de la edición betaniana y que dice:

Oscar Hurtado nació en agosto de 1919 bajo el signo de Leo. A los dos años de edad aprendió a leer enseñado por su madre; desde entonces, no ha cesado en esta febril tarea, lo que le ha permitido viajar por todo el planeta teniendo como nave los libros de viajes y aventuras; nave que le ha permitido extenderse, con ubicuidad inverosímil, por el tiempo y por el espacio en las narraciones de ciencia-ficción. A los doce años escribió sus primeros poemas, sin imitar a nadie; esto último vino después. A los catorce años, su padre, que era pescador y mesillero en la plaza del Polvorín, lo sustrajo de los estudios y le enseño el oficio. Trabajaba desde las tres de la madrugada hasta las doce meridiano todos los días de la semana, porque “los pescadores no santifican el domingo…no pueden”. Conoció una vasta fauna marina de seres increíbles en forma y color. “en este menester se ocuparon mis años de aprendizaje, que no fueron precisamente los de Wilhem Meister”. Las tardes y las noches las pasaba en la biblioteca pública o vagabundeando por el Prado y el Malecón. Esta aparente frustración no le hizo acumular resentimiento por el pez. “Prueba de ello es mi predilección por el pescado, como plato favorito, y por el mar, mi gran pasión”. El hábito de la escritura es tan supremo en él que supone, no sin cierta candidez, poder vencer a la Muerte con un libro. Considera la muerte como una transformación de la vida; absurda , extraña y maravillosa, aun ignorando si es un fin o un principio. Esa preocupación suya nos arroja alguna luz sobre su ya escrito epitafio: “Después de esto, cualquier cosa puede suceder”.

En la presentación de la  segunda edición, en Betania, el poeta español Luís Alberto de Cuenca se refiere a La ciudad muerta de Korad como “una obra tan singular e imperecedera, donde la bellísima Dejah Thoris, princesa de Marte por obra y gracia de E.R.Burroughs, ha dejado impresa la huella aérea y grácil de su pie celestial; donde Luciano de Samósata conversa con Sir Arthur Conan Doyle, Tristan Corbière, Gaston Leroux, Angelus Silesius y Lewis Carroll, a mayor gloria de la fantasía; donde Hans Sachs, y Goethe, y Poe, y Coleridge, y Aloysius Bertrand, y Virgilio, y Sax Rohmer, y Stevenson, y Swift pasean por las páginas de Hurtado, mientras Persio, Mark Twain, Melville, Kipling, Salgari, Verne y el bardo anónimo que tejió las hazañas de Gilgamesh caminan por la senda de baldosas amarillas que trazara L. Frank Baum en su inmortal Mago de Oz y que el poeta cubano vuelve a trazar y a imaginar en los renglones líricos de su Ciudad”.

—————————————————————————-

————————————————————————————

*La ciudad muerta de Korad, de Oscar Hurtado

Presentación de Luís Alberto de Cuenca

Epílogo de Francisco Arellano

2002, 136 pp. Colección Betania de Poesía

ISBN: 84-8017-140-5.

PV: 15.00 euros ($20.00).

——————————————————————————————————-

Pedidos directamente a Betania :  ebetania@terra.es

Distribuidores:

En España: MAIDHISA: ismaroto@hotmail.com

En EE.UU.  : Distribuidora UNIVERSAL: jms@ediciones.com

——————————————————————————————————————————-

Read Full Post »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 108 seguidores