Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 25 abril 2016

Una mujer dice lo que siente, y lo dice en sepia

(Sobre el último poemario de Ena Columbié)

Por Chely Lima

SepiaPTengo ante mí, en la pantalla, el libro Sepia, de Ena Columbié, bellísima producción de la Colección Betania de Poesía, cuya edición merece, para empezar, un elogioso aparte: Ilustrada con estupendas fotografías de la autora –bien conocida por sus artes cámara en mano–, fotos de color sepia que dan un toque único al volumen, desde la que abre la selección, con una lira rota reposando sobre una piedra; sigue un envidiable prólogo de Juan Carlos Valls, y entonces alrededor de veintisiete páginas de versos de Columbié, dedicados como un todo a su madre mientras la espera

Hay en el poemario una voluntad de mirar atrás para mejor ver por dónde continúa –o finaliza– el camino, que explica el título, y confiere a la voz de la poeta el aliento enrarecido, alucinado –por momentos un susurro cálido, y por momentos la ronca aridez de la ira– de quien habla, canta y profetiza desde el interior de un sueño.

Sin embargo, esta es también una –poderosa– poesía de la lucidez, en la que se “advierte la llegada de la danza circular del remolino”, el caótico cambio, donde se resume la experiencia de una generación de viajeros y emigrantes, con piezas tan estremecedoras como El pescador, La casa de piedras rojas, Wonderland  o Volver, por citar unas pocas; piezas que se distribuyen en dos secciones y van dando tierra –una tierra sepia, de fotograma añejo– al discurso lírico para componer un paisaje de añoranza, pérdidas y palabras mordidas.

Una criatura atemporal se yergue y mira alrededor, verifica los tiempos del mundo, los traduce en un idioma íntimo a manera de angustiosa brújula: “Debo creerlo todo si quiero sobrevivir”, declara. Y luego: “Amor se dice rápido   siempre con miedo”.  Y después, en un murmullo: “Al final la calma   el pantano gris   la lengua rota / la lluvia viviendo la oquedad en medio de la calle / destierro retador   desamparo en el camino”.

Al cabo de la lectura y el visionaje de las fotos queda el mismo silencio de cuando se extingue en el aire la última nota de un instrumento antiguo, una vibración prolongándose con sutileza, confundiéndose con el sonido de la propia respiración. Lenta, parsimoniosamente, la voz que acaba de callarse regresa, esta vez hecha recuerdo: “Es necesario decir qué siente una mujer / al ver que el cielo sobre su cabeza / ha olvidado los celestes   los malvas / los rosas de seda antigua”: Es necesario y justo. Y por suerte existe la poesía.

 


Chely Lima (La Habana, 1957). Narrador, poeta y dramaturgo cubano. Además, es fotógrafo, editor, guionista de cine y libretista de radio y televisión. Sus últimos libros publicados son las novelas: Lucrecia quiere decir perfidia (2015), Memorias del tiempo circular y Triángulos mágicos; ambas de 2014.

 

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: