Feeds:
Entradas
Comentarios

Nos complace presentar la edición digital e impresa del libro de poesía Amadoro (Betania, 2018) del reconocido poeta y editor español Pepe Varos, residente en su Granada natal.

Esta nueva entrega poética se compone de 60 poemas cortos y 6 bellas ilustraciones interiores del autor. En la portada se reproduce una obra de Azahar Montes.

Como muestra del buen quehacer lírico de Varos, les ofrecemos unos cinco poemas:

 

(Muerte por miedo)

Cómo no morder

al miedo,

y por asalto

herir la tarde,

y ayer a Calixto

ahogado

por su crisis

de juego

de dados.

 

Cómo no olvidar

al sonajero

de cristal

roto.

 

(Suceso de muerte)

Sucedió en otro vientre

cambiado en el viaje de la ignorancia:

Las agujas que marcaron

la soledad absurda de una muerte

tristísima a la primera histeria.

 

(Tiempo de coros)

Con los bolsillos llenos de arena,

abandoné otra cama y al vino

en una tarde de hechuras de frío.

 

Pero otra vez más, perdido

regresé a la lágrima

que vigilaba mi tiempo

de confusiones: Un griterío

inmenso y abrazado a la cara.

 

(Un brindis)

Es el final.

Aquí, mi gesto a brindis,

el abrazo rodando,

el vientre mojado,

la pasión inventada,

la caricia confusa,

la carcajada

y el invento a la nada.

 

(Humedad)

El instante se acaba

en una humedad

revuelta a cualquier gesto

de las manos,

e ignorado al tiempo

de la secta

de un perro callejero

que a plazos

inventa una guerra de acacias.


Pepe Varos (José Luis López-Varos, Granada, 1949). Reconocido poeta y editor español, pertenece a la generación granadina de poetas de los años 70. Ha desarrollado su actividad literaria en diferentes colectivos: Aleph (Granada, 1970), Pit de Roure (Mallorca, 1976), El Lobey (Tenerife, 2003) e Islavaria (Tenerife, 2004 y Huelva, 2012).

Ha sido colaborador en prensa y publicaciones literarias, como: Diario de Mallorca, El Faro de Motril, Arrecife, La Opinión de Tenerife, Alhucema, entre otros. En 1982, expuso sus collages surrealistas (Sala Trui, Palma de Mallorca).

Autor de los títulos: Como en un profundo círculo (Sevilla, 1974), Andando por la autopista (Mallorca, 1975), El espía condenado (Mallorca, 1977), En eco inaplastante (Bilbao, 1979), El libro de Ohc (Mallorca, 1982),  Villamara (Mallorca, 1987), La casa amanecida (Madrid, 1988), Cartas a Oria (Santa Cruz de Tenerife, 1990), El invitado (Madrid, 2003),  Cartas a Oria, desde Andyamar (Santa Cruz de Tenerife, 2005) y Del aceite al amarillo (Madrid, 2018).


Amadoro de Pepe Varos.

2018, 80 pp. Colección BETANIA de Poesía.

ISBN: 978-84-8017- 407-7.

PV: 12.00 euros ($15.00).

Anuncios

Reseña del profesor y escritor venezolano Enrique Viloria Vera sobre la antología hispano italiana Para después / Peri l domani (Hebel / Betania, 2018) del poeta peruano salmantino Alfredo Pérez Alencart (Puerto Maldonado, 1962), publicada el 20 de septiembre de 2018 en Crear en Salamanca.

 

 

 

 

Ver taimado, como elipse, el tuyo.

¿Acaso finges no ver, ciego ya para no sentir?

Alfredo Pérez Alencar

Finamente editada por las editoriales Hebel y Betania, con una portada que es una exaltación del amor y de la vida simple, correctamente traducida al idioma hermano por un grupo de escritores solidarios que no confirmaron el viejo aforismo latino, en efecto, no traicionaron la palabra del poeta peruano salmantino, los versos se leen con deleite tanto en el español de Cervantes, Quevedo, Vallejo, Baquero y de Gabriela Mistral como en el italiano de Dante, Ungaretti, Montale, Pavese y María Luisa Spaziano.

Confieso que, en una primera aproximación a esta antología poética, me sorprendió su título: Para después / Per il domani, debido a que no se me correspondía con el quehacer de nuestro poeta que anda siempre inmerso en plurales emergencias existenciales; pensé que Alencart proponía-por el contrario-, una lasitud vital, una posposición de propósitos, un dejar para mañana lo que se puede hacer hoy. Afortunadamente los propios versos de nuestro poeta místico, aclararon prontamente la duda. Leamos:

 

PARA DESPUÉS

Cuando ya no esté ni emocionado pueda verlos porque mi alma salió,

no lloren por el ayer que fui hacia arriba o hacia abajo.

Dos partes hagan de las cenizas.

Aviéntenlas luego a los ríos que me surcaron el corazón.

Y díganme adiós con un salmo de aquel que venció a Goliat.

Así abriré la ventana ciega con mi alma recostada en un olivo de Getsemaní.

 

En esta nueva antología Pérez Alencart confirma que no es un escritor de pocos y limitados temas que voltea, ensancha, encoge, pone de frente o de perfil, adorna, emperifolla, para que los poemarios -en principio diversos-, sean siempre la misma tesitura con diferente nombre. Nuestro poeta reitera que es un bardo de lo humano, a quien nada de lo que acontece al ser humano le es ajeno; en consecuencia, ofrece poemas de diferente alcance: amatorios, familiares, sociales, religiosos, de denuncia, laudatorios y agradecidos, humanitarios, de aquende y allende, de continua religación con el hombre –Dios que lleva en alma y conciencia.

En esta ocasión, vamos a referirnos a los poemas que en el capítulo Virgiliana evocan abiertamente la obra del poeta latino por antonomasia, y en la intimidad son sentido y merecido homenaje a su maestro Don Alfonso, fallecido recientemente y quien, tempranamente, lo enseñó a abrevar en las fuentes del saber occidental.

Bucólicamente, reposado, el poeta celebra que no pugna, combate, por lujos y prebendas, y prefiere reposar en dorados campos y canturrear en baja voz salmos que sosiegan el espíritu y le otorgan paz en tiempos de incomprensibles guerras.

Descreído de gangas, pasa de fotos, flash y paparazis, añorando la parusía de Píndaro y Virgilio a fin de que lean sus maduros versos y les den cobijo en sus obras inmortales.

Exalta sin ambages las amistades de Horacio y Virgilio, inculcadas por su maestro y amigo Alfonsus, quien sobrevivió los últimos años de su fructífera existencia, alejado de la memoria, pero no de la conciencia exigente de amor, paz y justicia. Nuestro poeta no admite desalmados en la patria de la amistad, en la que existe una placa para celebrar la dolorosa partida del fraterno poeta Eduardo Chirinos.

Detesta y combate la envidia que para muchos es el motor fundamental de la vida, les comunica sin alfeñiques que es inmune a las pedradas que le lanzan y les advierte que no sólo les dolerán las manos, sino que también es posible que esos pedruscos de innecesaria rivalidad pueden ser bumeranes justicieros que de regreso pueden dejar ciego a quien los lanza.

Versos desazonados, rabiosos, escribe Pérez Alencart para denunciar a los patronos explotadores que conciben a sus trabajadores como revividos siervos de la gleba. Se lamenta el poeta, se preocupa vivamente, porque el pan nuestro de cada día “dejó de ser esfuerzo y se ha vuelto lágrima”.

No podían faltar versos de amor para su mujer de los cien nombres, aquella que ronda donde el poeta yace, emborrachándolo con su olor almibarado, ahora su Jacqueline de siempre -princesa, morena, gacela-, se transforma por su reiterada entrega en una versión contemporánea de Dídimo, el de Cartago.

 

¡AUGURI CARO AMICO! 


Enrique Vitoria Vera (Caracas, 1950). Autor de innumerables libros, su último título publicado es el libro de ensayos Apocalipsis Bolivarianos (Betania, 2018).

Reseña de la poeta y escritora cubana Ena Columbié sobre el libro de relatos Invisibles triángulos de muerte. Con Cuba en la memoria (Betania, 2017) de Felipe Lázaro. Texto publicado en el blog El Exégeta: http://elexegeta.blogspot.com  (Miami, 26 de julio de 2018).

LA NOSTALGIA QUE SOMOS, INVISIBLES TRIÁNGULOS DE MUERTE

El viaje a la nostalgia es un viaje al pasado, un desplazamiento inútil, que en muchos casos alimenta el espíritu pero que también puede destruirlo. Cómo saber qué recuerdo puede ser positivo si la nostalgia es pena y tristeza, es melancolía y añoranza. La nostalgia es también anhelo y sufrimiento por lo que se perdió y no volverá a ser. Ese sentimiento sin embargo, es capaz de provocar múltiples situaciones en el universo emocional de quien lo usa, y para los escritores, es sin dudas una de las arma indispensable en la creación.

Invisibles triángulos de muerte (Betania, 2017) de Felipe Lázaro, es un libro de relatos que trata sobre la nostalgia. “Reúno este puñado de relatos como una forma de rescatar la memoria de mi niñez en Cuba” dice el autor en sus palabras iniciales y sentencia “Más bien son textos testimoniales, de denuncia, que a lo sumo encierran una gran dosis de nostalgia, de recuerdos juveniles, donde la memoria y la “autoficción” se aúnan para conformar este retablo de relatos”

Digamos que estos “textos personales” viajan desde el relato de la vida real del autor a la ficción creada por su mente, donde vive él como protagonista y otros que están mimetizados con un sistema de camuflaje o adaptación. Imágenes, ecos, palabras y recuerdos que se mezclan junto a la vida sucedida y se alinean en una y otra historia, para instalarse en las páginas que conforman definitivamente estos 14 relatos que suceden en Güines, la ciudad donde nació del autor entre las décadas del 50 y 60 del pasado siglo. Las narraciones no tienen la prontitud del presente, lo que las hace más valiosas, han reposado por largos años permeándose de la madurez intelectual y del conocimiento de ese pasado y sus consecuencias, para entregarnos una obra literaria.

“La tienda de Chon era un mundo especial, no solo por el montón de cosas que tenía, sino por su variedad (…) En jaulas más grandes en el suelo tenía cotorras y loros de varios tamaños. Y lo más fascinante eran unos inmensos frascos, en el gran mostrador de caoba, lleno de pececitos de colores.” ¿Quién no recuerda una vivencia así de niño llena de colores y vida? En este cuento, El viejo Chon, el bucolismo en el recuerdo logra montar imágenes cinematográficas que deleitan al lector y los remite a su propia niñez.

“En la victrola (sic) se oía a un estruendoso Benny Moré cantando Camarera, lo cual les hizo brillar un poco los ojos, entonando ambos el estribillo de la conocida:

Camarera, camarera

Tú eres la camarera

De mi amor”.

El fragmento anterior pertenece al cuento Aguafiesta y como se puede ver la melancolía nos acerca a los no tan jóvenes a ese punto narrativo de referencias que una vez formaron parte de una casa, un pueblo, un país.

Por último el cuento que da título al libro, Invisibles triángulos de muerte, nos envía de regreso a una narrativa oral repetida por varios, muchos de los familiares que pasaron por esta situación real desesperante. “Sudaba a chorros, un maloliente líquido le recorría todo el cuerpo cuando escuchó su nombre y  apellidos. ¡Le ha llegado su turno! (…) Ya pegado al paredón, sintió un escalofrío y simuló una mueca al pensar: “Esta es la Revolución por la que estuve dispuesto a dar tantas veces mi vida” (…) El estruendo de los fogonazos interrumpió el silencio macabro de aquella madrugada.”

No importa si los cuentos son políticos o no, si hay finales felices o no; en este libro lo importante es el rescate de las nostalgias, que son los recuerdos que hablan de eso que somos porque podemos vernos en ellos y de los trozos de historia con que nos fuimos haciendo.


Ena Columbié (Guantánamo, 1957). Poeta, escritora y artista cubana. Reconocida también como pintora y fotógrafa. Reside en Miami. Autora de varios libros de cuentos y de poesía. Sus títulos más recientes son: Sepia (2016) y Jazz (2018).

Nos complace presentar la 2º edición (digital e impresa) del libro El único José Martí: principal opositor a Fidel Castro del poeta y escritor cubano Ismael Sambra, residente en Canadá.

Este libro fue escrito durante los cuatro años que su autor sufrió el presidio político del castrismo (1993-97) y publicado, en una primera edición, por nuestra casa editora en el año 2000.

Esta nueva entrega se abre con las sugerentes palabras preliminares del Dr. Eduardo Lolo: “Sambra estudia, reflexiona, y profundiza en el ideario del Apóstol como su razón de ser en tanto que preso político del totalitarismo. Su postura disidente y la incongruente derivación de vivir en libertad estando encarcelado, parten del ejemplo y las enseñanzas de Martí. Consecuentemente, Fidel Castro emerge como el indiscutible antípoda del Apóstol y no como su seguidor histórico, según intenta adoctrinar la historiografía oficialista del régimen castrista”.

 En el Prólogo (a la primera edición, que también se incluye en este tomo), el poeta  cubano Orlando Fondevila, acierta a decir: “Este es un libro iluminador que desmonta una a una todas las falacias con las que pretende legitimarse Castro. Para ello, Sambra se vale, además de sí mismo, de la palabra siempre sugestiva, vigorosa y orientadora de José Martí”.

Le siguen los textos del autor, que componen este libro, y se desglosan de la siguiente manera:

— Introducción del autor

— Capítulo I: Usted nos enseñó a opinar.

— Capítulo II: Usted negó la lucha de clases y el comunismo.

— Capitulo III: Usted vivió en el monstruo.

— Capítulo IV: Usted tuvo fe en el mejoramiento humano.

— Apéndice: La voluntad creadora de José Martí en los Versos Libres a través del análisis del poema “Pórtico”.

Este último trabajo (añadido a esta segunda edición) fue premiado en el VI Seminario Nacional de Estudios Martianos (La Habana, enero de 1977) y publicado en la revista literaria La Palma (Santiago de Cuba, número 3, 1982).

En definitiva, una documentada denuncia contra el intento del castrismo de presentar a Martí como su referencia intelectual y donde se desmantelan las falacias ideológicas del régimen del 59.


Ismael Sambra (Santiago de Cuba, 1947).  Poeta, narrador y escritor cubano. Licenciado en Literatura y Lengua Hispánica. Trabajó como actor teatral y en la televisión regional cubana , como guionista y asesor. Ex preso político del castrismo (1993-97), hoy reside en Canadá, donde creó la Fundación  Cubano Canadiense (FCC) y el periódico trilingüe de Canadá: Nueva Prensa Libre. Es miembro de Honor del PEN Club de Escritores de Canadá.

Autor de los poemarios: Hombre familiar o Monólogo de las Confesiones (1999). Prólogo de Guillermo Rodríguez Rivera, Los ángulos del silencio (2001) y  Bajo lámparas festivas (2004). Prólogo de León de la Hoz. Tiene publicados tres libros de narrativa: Viviendo lo soñado. Cuentos breves (2002). Prólogo de Daniel Iglesias Kennedy y Epílogo de Rafael Carralero, Cuentos de la prisión más grande del mundo (2015) y coautor  (junto a Manuel Gayol Mecías) de la antología Cuentos erróticos  (2018). También hay que resaltar  los libros de relatos para niños: Las cinco plumas y la luz del sol (1987),  The Five Feathers  (2010) y La couleur de la pluie (2018), bilingüe: español-francés. Su Docu-novela-testimonio Procesado en el Paraíso  se encuentra en proceso de edición.

—————————————————————————————————————————

El único José Martí, principal opositor a Fidel Castro, de Ismael Sambra.

Prefacio del Dr. Eduardo Lolo.

Prólogo de Orlando Fondevila.

2018, 164 pp. Colección ENSAYO.

ISBN: 978.84-8017- 404-6.

PV: 15.00 euros ($20.00).

Reseña de la poeta cubana Lilliam Moro del libro de relatos Invisibles triángulos de Muerte. Con Cuba en la memoria (Betania, 2017) del poeta y editor cubano Felipe Lázaro (Güines, 1948), publicada recientemente (2018) en: Crear en Salamanca (Salamanca, febrero): http://www.crearensalamanca.com/sobre-inivisibles-triángulosdemuerte-de-felipe-lazaro-comentario-de-lilliam-moro, Havana Times (La Habana, junio): http://havanatimes.org/sp/?p=134046 y en Neo Club Press (Miami, junio): http://neoclubpress.com/por-imperativo-categorico-no-olvidar-0646744.html

 

 

 

POR IMPERATIVO CATEGÓRICO: NO OLVIDAR

 

Hay quienes escriben memorias para preservar ciertos momentos vividos que consideran tan preciados como para compartirlos con un lector generalmente ajeno a los hechos y circunstancias narradas. Y hay otros escritores que se empeñan en el angustioso afán de que no se olviden vivencias que consideran una obligación dar a conocer, movidos por un imperativo categórico. La imposibilidad de comunicarlas puede desembocar en una amargura que se arrastrará toda una vida, pero esa impotencia puede volverse un grito de rebeldía contra la impunidad.

Las narraciones recogidas en INVISIBLES TRIÁNGULOS DE MUERTE, de Felipe Lázaro, contienen una recreación de un paraíso perdido detenido en el tiempo, escritas tratando de mantener la mirada diáfana de un joven que de pronto se quedó sin futuro y tuvo que abandonar su pueblo natal, Güines, en una dolorosa iniciación a la vida, arrancado de sus referencias inmediatas. Y el adulto que las escribe logra en muchos momentos transmitir la magia del deslumbramiento infantil y juvenil, como en “El viejo Chon”, que conserva todo el asombro del joven que ahora el autor adulto nos entrega, como una coloreada postal que ha guardado con verdadera devoción en algún bolsillo de su memoria.

Otros cuentos del libro también luchan contra el olvido, y se recrean en sus líneas y en las fotos que acompañan la edición: ciertas calles, establecimientos comerciales, escuelas, vecinos, parientes y amigos, aunque, como diría ese verso de Pablo Neruda: “Nosotros, los de entonces, ya no somos los mismos”, y mucha de esa humanidad se halle desperdigada en el exilio, quizás esté envejeciendo, o incluso muerto, y las calles estén ahora sucias y descuidadas, y en ruinas las edificaciones, y los negocios ya inexistentes, y todo el pueblo carcomido por la desidia, como la historia gráfica de la decadencia. Pero el recuerdo permanece intacto, suspendido en una impronta adánica, porque el adulto escribe desde la mirada intacta del joven que fue.

Pero en esta obra no todo es recreación de las vivencias amables. La faceta combativa del imperativo categórico de “no olvidar” está presente de manera implícita, en algunos casos de forma tan evidente como en “Entrevista a una heroína”, donde el diálogo ficcional se convierte en una lección de historia política y social de las casi seis décadas transcurridas desde el inicio de la nefasta Revolución (que yo prefiero llamar Involución, así también con mayúsculas) de 1959. Es el recuento movido por la indignación del autor ante la ignorancia de las generaciones cubanas actuales —y de la mayor parte del mundo en general— que desconocen los hechos fundacionales y truculentos de más de medio siglo de castrismo.

INVISIBLES TRIÁNGULOS DE MUERTE es, ante todo un libro necesario porque la labor llevada a cabo por la Revolución de 1959 tiene en su esencia un propósito más perverso: despojar a una nación de su pasado. Y cuando esta dinámica se lleva a cabo el pueblo va perdiendo su identidad esencial y se convierte en un conglomerado que solo tiene como referencia el Estado opresor que les va inculcando una historia manipulada y con grandes espacios vacíos, con el peligro intrínseco de que la falta del pasado real que formó la nación sea sustituida con la entelequia fabricada por el opresor, lo que significa la pérdida del alma nacional. Y un pueblo sin alma es un pueblo sin futuro, encadenado a un presente detenido, como una muerte prolongada.

Hay que seguir poniendo las cosas en su sitio para destruir los mitos y la perversión como modus operandi del régimen castrista, y es lo que se ha propuesto Felipe Lázaro en sus INVISIBLES TRIÁNGULOS DE MUERTE.


Lilliam Moro (La Habana, 1946). Poeta y narradora cubana, residente en Miami. Perteneció al grupo de las Ediciones de El Puente (1961-65) en La Habana.  Sus últimos títulos publicados son: Contracorriente (2017), El silencio y la furia (2017), Tabla de salvación (2018) y la separata poética  El viaje al horror (2018).


 

Más información sobre Invisibles triángulos de muerte:

 

Sandrasalamandra. De Sandra, lotos, ceibas y mucho más. ExIlio-En(in)Illio. Cuentos (Sonia Bravo Utrera)

 

“La gnosis es una enseñanza cósmica que aspira a restituir dentro de cada uno la capacidad de vivir consciente e inteligentemente”.
  Samuel Aun Weor

 

Este texto fue publicado el pasado 6 de julio (2018) en el blog El copo y la rueca de la escritora cubana María Gabriela Díaz Gronlier, residente en Madrid.

Sandrasalamandra es un libro emocionalmente intenso. La protagonista es como un jagüey cuyas barbas crecen y crecen sin poder alcanzar la tierra, que es el destino natural de las raíces aéreas.

Sandrasalamandra es cubana. Sandra representa el estado de ánimo de una gran mayoría de sus compatriotas, ya vivan en su lugar de origen o fuera de él. La psiquis que es sometida a una dictadura o al exilio sufre convulsiones de tal envergadura que sólo aquel que las padece puede aliviarlas, aunque no curarlas. Aliviarlas con la ayuda del amor propio, del pudor, de su fuerza de voluntad y del poder que otorga la supervivencia; es decir, la existencia sometida al peligro permanente. La víctima persigue no mostrar sus pústulas. La protagonista de las historias recogidas en este libro sobrevive a la frustración que la persigue.

Sandra se transmuta, muda. Pero el esfuerzo que esta tarea conlleva la va desgastando por dentro. La transmutación no es más que una estrategia para poder subsistir en los lugares que habita físicamente, porque, emocionalmente, Sandra es fiel a sus raíces, rellena el vacío con recuerdos que la fustigan. Cada historia de este libro tiene como protagonista a una Sandra aparentemente distinta. Pero todas las Sandras son una sola Sandra, que se desdobla en función de las circunstancias.

Los cuentos recogidos en Sandrasalamandra logran trasladar al lector la angustia que rige la vida de los cubanos. Sandra transmite su ansiedad al leyente. Sandra no puede establecer las directrices básicas de su vida a mediano y largo plazo. No puede, porque, al no poder exteriorizar lo que verdaderamente siente, los anhelos frustrados la van consumiendo por dentro y le impiden adaptarse.

La frustración es un sentimiento invisible y demoledor que horada el alma como el cáncer agujerea el cuerpo. Hay que ser muy fuerte para resistir. Pero Sandrasalamandra se resiste al poder de la inconformidad. Ella piensa que su Yo se quebraría si lo cede todo. Ella cree que se diluiría en infusiones de yerbas extrañas y, entonces, se quedaría sin nada -verdadera razón de su inadaptación-. Sandra abdica sólo por necesidad. Cede lo justo y, así, mantiene vivo lo que considera suyo.

Sonia Bravo Utrera juega con la cábala. La autora nos indica en el índice que el uno pertenece a la experiencia en soledad, que el tres son las visiones y el cinco los purgatorios. En cuanto al nueve, son nueve las historias que trenzan la cuerda de su existencia. Nos dice Raúl Flores en relación a los arcanos mayores: “Los números 1 al 9 representan lo que una persona o entidad parece ser a los ojos de otras personas o del mundo, son los números de la individualidad y la personalidad”.

Sandra -las Sandras- consigue mantener vivas estas cualidades -individualidad y personalidad- en los dos ámbitos en los que transcurre su vida: en la Cuba castradora y en el exilio. Y lo hace sirviéndose de los recursos de la ironía, la retrospectiva y el juego de voces. Sandra cuenta y cuenta Sonia. Ambas juegan al pimpón y se muestran avaras con los signos de puntuación y, en ocasiones, casamenteras con las frases, ofreciendo destellos de la conciencia mediante palabras corridas. Pongo un ejemplo: “(…) SandratuprofesorademarxismoyaenMiami explicando hace siglos lo que fue el terror rojo(…)”

Sandrasalamandra está publicado por Betania en español e inglés. Es una edición bilingüe. El libro comienza con una introducción instructiva y amena. En ella se informa al lector de donde le viene al cubano su linaje.

En el preámbulo, escribe Sonia que sus compatriotas tienen: “un modo de ver y asumir la vida, una forma de hablar, un modo de pensar de altos vuelos al calor de una universidad tricentenaria y, ¿por qué no?, un modo también de danzar con los ojos y la cintura”. Habla de historia, de ritos africanos, de dogmas cristianos, de chinos poseedores de sabores insólitos y de judíos y árabes que “vendían bueno, bonito y barato”. Revela las claves del mestizaje cubano.

Sandrasalamandra nos dice que el conocimiento que tenemos de nosotros mismos es el recurso más valioso que poseemos para hacer frente a la adversidad.

Nos enorgullece presentar Viaje hacia el horror (Betania, 2018) de la poeta cubana Lilliam Moro (La Habana, 1946), que publicamos en la Colección Separatas, en forma digital. Actualmente la autora reside en Miami después de vivir cuatro décadas en España.

Homenaje a las víctimas que murieron al ser hundido el remolcador donde intentaban huir de Cuba pacíficamente el 13 de julio de 1994.

Esta entrega poética se centra en conmemorar (y recordar), a los 24 años transcurridos del criminal suceso, el hundimiento del remolcador 13 de Marzo por las fuerzas armadas del régimen castrista (el 13 de julio de 1994) donde viajaban 72 ciudadanos cubanos que huían de Cuba hacia la Florida. De estos, murieron asesinadas 37 personas, incluidos 10 niños. ¡Uno de los crímenes más execrables del régimen del 59 en estas seis décadas plagadas de horror, sufrimientos y atropellos contra el pueblo cubano!

Esta separata se puede leer y descargar GRATIS pinchando la portada, por lo que animamos a su difusión.

———————————————————————————————————-

Lilliam Moro: poeta y narradora cubana. Ha publicado los poemarios: La cara de la guerra (Madrid, 1972), Poemas del 42 (Madrid, 1989), Cuaderno de La Habana (Madrid, 2005), Obra poética casi completa (Miami, 2013), Contracorriente (Salamanca, 2017), El silencio y la furia (Miami, 2017), Tabla de salvación (Madrid, 2018) y Viaje hacia el horror (Madrid, 2018). Es autora de En la boca del lobo, Premio de Novela (Madrid, 2004).

——————————————————————————————————–

A %d blogueros les gusta esto: