Archive for febrero 2022

El Centro Cultural Cubano de Nueva York acaba de conceder el Premio EL TITÁN al poeta y editor cubano Felipe Lázaro (Güines, 1948) por el 35º Aniversario de la editorial Betania creada por él, su trayectoria poética y su lucha por una Cuba pluralista y democrática.
Dicho acto se celebró el sábado 22 de enero de 2022 en Nueva York y se puede seguir en el siguiente vídeo:

ENLACE (LINK): TRIBUTO A FELIPE LÁZARO Incluye: introducción de la Dra. Mariela Gutiérrez y su entrevista a Felpe Lázaro; más unos diez testimonios (Juan Manuel Salvat, Luis García de la Torre, Jorge Luis Arcos, León De la Hoz, Gaetano Longo, Maya Islas, Pablo Medina, Gladys Triana, Manuel Díaz Martínez y Pío E. Serrano) con palabras sobre el galardonado. 
Queremos dejar constancia de nuestro más profundo agradecimiento al Centro Cultural Cubano de Nueva York, a su presidenta Iraida Iturralde y a todos los participantes en dicho evento.
Este premio representa para nuestra casa editora un honor y un orgullo que compartimos con todos los autores de Betania, quienes formamos una gran familia editorial. ¡Este galardón es de todos los betanianos!

A CONTINUACIÓN REPRODUCIMOS ALGUNOS DE LOS TEXTOS LEÍDOS EN EL ACTO


Homenaje a Felipe Lázaro

Pío E. Serrano

Durante su infancia, Felipe Lázaro correteaba por las calles de Güines. Los ojos abiertos y los oídos atentos. Lo observaba todo con curiosidad: al amable anciano chino Chon, que vendía papalotes; se movía entre los empleados del almacén de su familia aprendiendo de ellos el secreto mundo de los mayores y haciéndose el mismo mayor. Asumiendo, temprano, esa madurez que todavía se aprecia en la cordialidad de su mirada. Supo de la violencia de la policía de Batista y conoció héroes locales que se enfrentaron a ella. Supo también del despojo y la arbitrariedad que llegó con el castrismo, y guardó en la memoria el asesinato de los nuevos héroes. Su libro Invisibles triángulos de la muerte. Con Cuba en la memoria da cuenta de todo ello, con fervor y calidez, y con rabia también.

El exilio, iniciado en 1960, lo trajo a Madrid, donde realizó estudios de Ciencias Política, Sociología y Administración de Empresas, entre otros; al tiempo que ya participaba en grupos estudiantiles de resistencia a la dictadura cubana, una actitud de firme oposición que nunca ha abandonado.

Una vez asaltado por su pasión por la literatura y despierta su vocación de editor, comenzó a publicar sus primeros libros de poesía en la década de los 70. Funda varias revistas y da sus primeros pasos como editor, hasta que desde 1987 convierte la editorial BETANIA en uno de los referentes obligados de la literatura cubana del exilio, expresada en cualquiera de sus géneros, atento también a los autores que desde Cuba no pueden publicar sus obras. Felipe, como Baquero, posee la gallardía de no discriminar los de ‘dentro’ de los de ‘fuera’, ni siquiera pregunta de qué lado están. Como Martí, sueña con una Cuba libre y democrática “con todos y para el bien de todos”.

Mientras, su escritura, su obra personal, se multiplica en sus libros de poesía, en la narrativa y el ensayo, como conferenciante en diversos foros internacionales, como antólogo de importantes compilaciones de la poesía cubana, como colaborador en numerosas publicaciones culturales y políticas. Añádase a su perfil la lealtad a la amistad y el respeto por Gastón Baquero, recogidos en sus imprescindibles libros de entrevistas y conversaciones con el poeta de “Testamento del pez”.

He sido un privilegiado observador y compañero de la generosidad de su bonhomía al recibir en Madrid a los escritores cubanos, errantes por el disperso archipiélago en que ha devenido la Isla, en noches de vino y fraternidad. Lo he sido también ante su enorme y fervorosa tarea como como editor, y compañero suyo en varios proyectos políticos y culturales desde Madrid. Desde sus inicios formamos parte de la Revista Hispano Cubana, del Boletín del Comité Cubano Pro derechos Humanos en Cuba y en la revista Encuentro de la Cultura Cubana.

Se impone, pues, felicitar a Felipe Lázaro, hoy el mejor embajador de la Cuba cultural y democrática en España, por el merecido reconocimiento que le concede la recepción de este Premio Titán, pues titánica ha sido su labor.

(Madrid, 16 de enero, 2022)


Palabras para homenaje a Felipe Lázaro

Jorge Luis Arcos

Recuerdo que poco a poco comenzaron a llegar a Cuba las ediciones de poesía de la Editorial Betania. Betania, nombre de lugar antiguo y misterioso. Ya hoy día el catálogo de esta editorial es imprescindible para estudiar el corpus de la poesía cubana de las últimas cuatro décadas de la literatura insular. Aunque acaso su centro esté en el libro talismán, Conversaciones con Gastón Baquero, donde colaboré, y que no por casualidad cuenta con varias ediciones. Centro (o borde) irradiante y ecuménico, como lo fue el poeta de “Palabras escritas en la arena por un inocente”. Poesía sobre todo de la llamada diáspora, o exilio, o poesía del destierro. Pero ya se sabe que el poeta es siempre un peregrino. Peregrino fue desde niño Felipe Lázaro, aunque encontró su centro en Madrid. Caballero de la noche de Madrid fue Felipe, y siempre niño, y siempre extrañado de una pérdida inexplicable. Como se extravío su patria la buscó en la noche, acaso para ser fiel a la concurrencia de Martí: “Dos patrias tengo yo: Cuba y la noche, o ¿son una las dos?”. Luego, sobrevinieron la amistad y las conversaciones. Felipe hizo de la amistad un estilo del alma. La poesía cubana le debe mucho a este poeta silencioso, a ese niño que, como en el poema de Vallejo, se escondió una noche, al alborear…

(Bariloche, 16 de enero, 2022)

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: